RSS

Archivo de la etiqueta: movimiento

El movimiento social en torno de la bicicleta

La bicicleta ha dejado de ser un medio de transporte más, incluso marginal. Alrededor de ella se ha creado un movimiento social global cuya ideología propone una transformación urbana.

“Siempre que veo a un adulto encima de una bicicleta recupero la esperanza en el futuro de la raza humana”. La frase del escritor y filósofo británico Herbert George Wells da una dimensión de la profundidad de la propuesta ciclista.

Expresa una corriente de opinión global a favor del uso de la bicicleta como medio de transporte en las ciudades, una movida que en el fondo busca destronar la hegemonía del automóvil.

Por eso cada 19 de abril se celebra el Día Mundial de la Bicicleta. Y desde hace seis años se realiza el Foro Mundial de la Bicicleta, en conmemoración al atropellamiento intencional de un automovilista a una caravana de ciclistas en Porto Alegre el 25 de febrero de 2011.

Gracias a estos encuentros, según sus organizadores, se construyó un espacio plural para la discusión sobre su uso, su norte y su protagonismo en la movilidad de las ciudades sustentables.

Desde hace décadas en Europa la bicicleta está revolucionando el urbanismo. Se sabe, por ejemplo, que en la capital de Dinamarca, Copenhague, hay más bicicletas que autos.

Las ciudades del primer mundo donde hay un crecimiento similar de la bicicleta como medio de transportes son: Amsterdam (Holanda), Estrasburgo (Francia), Malmö (Suecia),  Nantes (Francia), Amberes (Bélgica), Sevilla (España), Barcelona (España).

También figuran: Berlín (Alemania), Liubliana (Eslovenia),  Dublín (Irlanda), Viena (Austria),  París (Francia),  Minneapolis (Estados Unidos), Hamburgo (Alemania), Montreal (Canadá).

En Argentina la ciudad de Buenos Aires (CABA), la más cosmopolita del país, siempre sensible a los cambios globales, es el epicentro de una tendencia que busca contribuir al crecimiento del ciclismo urbano.

A nivel global existe “Masa Crítica”, un movimiento de ciclistas que se desarrolla en varias ciudades del mundo y cuyo objetivo es defender y reafirmar las virtudes de ese medio de transporte, frente a la contaminación y el eventual peligro que significan los autos.

El nombre del movimiento alude a que se asegura que una revolución social es factible cuando se alcanza una cierta cantidad, una “masa crítica”, de apoyo popular.

Sus miembros suelen decir que utilizan un medio limpio (la bicicleta no implica polución del aire, ni emisión de ruido, ni contaminación visual alguna), es muy rápida en distancias cortas y medias, descongestiona la ciudad (uno más sobre la bicicleta es uno menos en el tráfico) y es un medio sumamente barato (tanto en costos iniciales como de mantenimiento).

Desde aquí aseguran que pedalear ya no es sólo un deporte o un medio de transporte, sino una manera de vivir la ciudad. La bicicleta, dicen, fue un símbolo de desarrollo social a fines del siglo XIX, pero el autocentrismo (hegemonía del automóvil), la opacó en el siglo XX.

Ahora quieren que la bici recupere un nuevo protagonismo urbano. Uno de los grandes argumentos es que es un medio apto para movilizar la conciencia sobre el cambio climático.

Se promueve, además, la alternativa saludable de moverse pedaleando como factor ecológico. “La vida es como usar una bicicleta, para mantener el equilibrio, tenés que mantenerte en movimiento”, es una de las frases más escuchadas entre los promotores de la cultura de la bicicleta.

 

© El Día de Gualeguaychú

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24/01/2018 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Estimular la actividad física en la infancia

Está en curso la semana de la actividad física, llamada ‘Movete Argentina’, una campaña impulsada por Fundación Torneos con el objeto de instalar en la sociedad la importancia de la actividad física en la infancia.

La iniciativa, que se desarrolla entre el 4 y el 9 de abril, ha activado a una red de organizaciones de la sociedad civil interesadas en promover la toma de conciencia sobre el problema del sedentarismo en la infancia de nuestro país.

Clubes, comunidades educativas y municipios del todo el país se han plegado a esta campaña que asume que la insuficiente movilidad física es uno de los problemas de salud más acuciante del siglo XXI.

Cambiar esta tendencia supone desarrollar hábitos de actividad corporal en los más chicos. De ahí la idea de ‘Movete Argentina’ de impulsar la actividad física entre la población infantil.

Según un estudio del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, el 78,3%  de los niños y niñas de entre 5 y 17 años realiza menos de 180 minutos semanales de actividad física. Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 60 minutos diarios.

Asimismo, la ONU asegura que la Argentina es el país de Latinoamérica con la mayor cantidad de niños obesos menores de 5 años.

El diagnóstico global es que hay un desajuste entre la biología humana y el estilo de vida contemporáneo fuertemente sedentario.

Este desfase estaría en la base, según los especialistas, de epidemias tales como obesidad, hipertensión, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles.

Los médicos recomiendan, en este sentido, modificar la conducta en dos frentes: por un lado ir hacia una dieta más equilibrada (para regular las calorías que se consumen) y por otro realizar más actividad física.

Dado que la infancia y la adolescencia son identificadas como períodos críticos para la formación de las personas, ya que en estas edades comienzan a adquirir los patrones de comportamiento relacionados con la salud, se infiere que la política de prevención debe hacer eje en esta población.

En ese sentido, es un dato preocupante que la mayoría de los niños y adolescentes que vive en los principales conglomerados urbanos del país, no alcance a realizar los 60 minutos diarios de actividad física, que es lo que se recomienda a nivel internacional.

Cuando se habla de actividad física se incluyen juegos al aire libre de intensidad moderada y vigorosa; educación física escolar y ejercicios físicos, prácticas de deportes o actividades estructuradas fuera del horario escolar.

Por otra parte, la realidad demuestra que se ha ampliado el comportamiento sedentario de los menores. Y esto involucra distintos contextos, sea porque pasan más tiempo delante de alguna pantalla, porque viajan sentados en transporte motorizado, o porque permanecen mucho tiempo sentados en la escuela.

Hay un comportamiento sedentario específico, que es el que tiene que ver con el tiempo recreacional delante de los artefactos, que aparece como más problemático.

Los niños y adolescentes, en efecto, pasan mucho tiempo ante la televisión, la computadora, la tablet, entre otros aparatos electrónicos.

Como reconoce Verónica Alimonda, miembro de prensa y comunicación de la Fundación Torneos: “Lo que está pasando –apuntó- es que hoy las tecnologías, quizás, son las que más atraen a los niños y el tiempo que podrían destinar al movimiento en el horario escolar también se ve reducido”.

 

© El Día de Gualegauychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 18/04/2016 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

La vida consiste en el movimiento

El homo sapiens, diseñado genéticamente para moverse en procura de su sustento, ha inventado sin embargo una civilización que parece condenarlo al sedentarismo.
Se ha producido, así, un abrupto cambio en el estilo de vida, que no es compatible con nuestra biología. La paradoja es que mientras vivimos atareados, inmersos en un mar de actividades, pocas tienen que ver con la utilización de los músculos.
Pasamos de un asiento a otro asiento, de una computadora o de un celular a la tele. Mientras en el reino animal el estrés esta asociado a cazar o huir, en acciones físicas, el estrés humano está vinculado a relaciones sociales.
La tecnología, con su capacidad para crear una cantidad extraordinaria de artefactos, supuestamente orientados a hacernos más agradable la vida, nos ha hecho radicalmente sedentarios.
El manejar todo desde un botón y no movernos del sofá es visto como signo de modernidad, de poder y comodidad. La revolución industrial ha profundizado este estilo de vida, que es único en la historia humana.
En efecto, estamos en las antípodas de aquellas sociedades de cazadores y recolectores, que tenían que recorrer largas distancias y emplearse físicamente a fondo para subsistir.
Pero la pregunta que cabría hacerse es si el tránsito hacia el sedentarismo radical es beneficioso para el cuerpo humano. Si la cultura del inmovilismo físico no es contradictoria con nuestros genes.
Los griegos, que gustaban de la gimnasia, tenían claro que “la vida está en el movimiento”, al decir del filósofo Aristóteles, al destacar que lo propio de los seres vivos –y el hombre lo es- es la actividad.
La inmovilidad, entonces, está asociada a la muerte, al cuerpo inerte. La actividad física consiste en un movimiento incesante. Salir a caminar, trotar o correr, hace que el cuerpo permanezca vital.
Se sabe desde antiguo, además, que el ejercicio es indispensable para capitalizar los beneficios de una sana nutrición. Se obtienen las mayores ventajas de los alimentos, cuando se desarrollan las actividades aeróbicas.
En contraposición, la vida sedentaria y la falta de actividad son las principales responsables de muchas enfermedades, sobre todo las cardiovasculares y las vinculadas a la obesidad.
“Nuestro cuerpo, sin movimiento, se deteriora como un auto abandonado” ha declarado Germán Laurora, vinculado al Laboratorio de Rendimiento Humano del Profesorado Federico Dickens y a la Licenciatura con orientación en Fisiología del Ejercicio de la Universidad Nacional de San Martín.
En su opinión, para alejar enfermedades y mejorar la calidad de vida, las personas deben recuperar la actividad física, lo que implica “dejar el celular y la pantalla a un costado y dedicarse a lo corporal al menos media hora por día”.
“Salir del sedentarismo implica nada más que eso –indicó-, media hora de actividad física por día bien pautada. Nuestro cuerpo sin movimiento sufre un deterioro análogo al de un auto que es abandonado o una casa sin mantenimiento”.
De lo que se trata es de caminar, correr, nadar, andar en bicicleta, realizar ejercicios de fuerza en forma de circuito, bailar, en suma realizar la actividad física que a uno le agrade.
Según dijo, hay dos tendencias mundiales muy marcadas. La menos recomendable es aquella donde prevalece el uso excesivo de la tecnología, el sedentarismo, la mala alimentación y el abuso de fármacos.
La otra tendencia, la más sana, tiene que ver con la conciencia corporal, el ejercicio físico y la buena nutrición.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 10/01/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,