RSS

Archivos Mensuales: enero 2017

Los violentos o los enanos unanimistas

¿Cómo entender la conducta de quienes apedrearon el vehículo en que viajaba el presidente de la Nación? ¿Tiene alguna vinculación con una mentalidad o conducta típica de los habitantes de estas pampas?

Siempre sorprende la violencia de alto voltaje de algún núcleo elitista porque resulta difícil saber si ello es una reacción social esporádica y marginal o más bien refleja una tendencia instalada en un sector amplio de la población.

Cuando este tipo de hechos se reitera permite pensar que la segunda hipótesis es la correcta. El ataque a la figura presidencial ocurrido este miércoles en la localidad patagónica de Villa Trafull, es el segundo en este año.

En efecto, a mitad de agosto un grupo de manifestantes había insultado a Mauricio Macri durante un acto celebrado en un barrio periférico de Mar del Plata y apedreado su automóvil cuando se retiraba del lugar.

Por lo visto se trata del modus operandi de algún grupo políticamente opositor al presidente, pero que en lugar de disentir en democracia utiliza la fuerza y la prepotencia por fuera de la ley.

La Argentina es un país en el que este tipo de irrupciones se ha hecho norma en el ámbito público. El país por momentos parece dominado  por la morbosa presencia de sujetos que, en trance emocional, quieren imponer su lenguaje incontrovertible.

Se diría que son los “energúmenos de siempre” los que están detrás de estos actos de desmesura. El ecosistema público argentino acaso favorezca la proliferación de los exaltados, de los extremistas fanáticos, a los que les gusta la violencia.

Ahora bien la furia energuménica crece en ambientes ideológicos sectarios, donde todos sienten que “tienen razón”, y donde el que piensa distinto es visto como una raza maldita e irredimible.

La democracia, cuya base es la tramitación del disenso, está en las antípodas de este tipo de extremismo exaltado, al que no le interesa escuchar al otro.

La Argentina, desgraciadamente, no es un lugar donde se haya honrado la tolerancia de ideas. Pensar distinto es un delito en un país cuya matriz política abreva en tradiciones fascistoides, tanto de derecha como de izquierda.

Esta peculiaridad nacional fue advertida con agudeza en los ‘80 por la periodista italiana Oriana Fallaci, quien llegó a decir que “los argentinos tienen un enano fascista adentro”.

Una reformulación de este concepto la ha hecho entre nosotros el historiador Luis Alberto Romero, quien ha acuñado la expresión “enano unanimista”, para describir un tipo humano argentino faccioso y fanático, como tal proclive a querer imponerle por la fuerza al otro su modo de pensar.

Según Romero, el unanimismo es una pretensión básica, sin importar el contenido de las ideas, de uniformar la mente de las personas, haciendo que un solo dogma se convierta en hegemónico.

Las corrientes políticas que en sus discursos suelen mentar el término “nación” o “pueblo”, según Romero, aspiran a ser hegemónicas y unánimes. Así invocan su representación y el derecho a hablar en nombre del pueblo y de la nación, y denuncian a sus competidores como enemigos a eliminar.

Dividen así el campo social, político y cultural en dos: nosotros los representantes de la nación y del pueblo y los “otros”, sus enemigos.

El “enano unanimista”, que de última es una forma de ser argentina, utiliza la fuerza para imponer a los otros su forma de pensar. Quienes han pretendido agredir físicamente al presidente llevan los genes de este tipo humano refractario a vivir en sociedades abiertas y plurales.

 

© El Día de Gualeguaychú

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La pena capital, castigo controversial

Este año el presidente de Turquía se refirió a un posible restablecimiento de la pena de muerte en ese país, un castigo que se aplica en 58 Estados y territorios alrededor del mundo, incluido Estados Unidos.

“Si el pueblo quiere la pena de muerte, los partidos cumplirán su voluntad”, sostuvo en agosto de este año, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Estambul, ante una muchedumbre.

Esas palabras supusieron una provocación para la Unión Europea, donde la pena capital está prohibida. Ningún país europeo la aplica, excepto Bielorrusia.

Casi dos tercios del mundo, es decir, 141 países, han abolido la pena de muerte legalmente o en la práctica, según un recuento de Amnistía Internacional. En cambio, se aplica en 58 Estados y territorios, por ejemplo en Estados Unidos y en todos los países de Oriente Próximo.

Estados Unidos es el único país occidental que sigue aplicando la pena de muerte. El presidente saliente, el demócrata Barack Obama, la apoya en casos extremos; el entrante, el republicano Donald Trump, la respalda sin matices.

La medida se inspira en la Ley del Talión del Antiguo Testamento: “ojo por ojo, diente por diente”. Ello implica que el crimen y el castigo deben ser equivalentes no sólo en severidad sino en naturaleza.

Al respecto se esgrime que la única reparación cabal del asesinato es la pérdida de la vida. Los defensores de la pena capital sostienen, en efecto, que es justo castigar los crímenes más serios (asesinato u homicidio) con la pena más severa.

Además alegan que la sanción tiene consecuencias beneficiosas en términos de disuasión y de incapacitación. En el primer caso se argumenta que la pena capital consigue salvar vidas inocentes al desalentar a potenciales asesinos.

Se trataría del elemento disuasorio más eficaz para asesinatos premeditados, ya que se está frente a una pena (la muerte) mucho más temida que la prisión.

En cuanto al argumento de la incapacitación se plantea desde una óptica preventiva para que los agresores actúen de nuevo. Aquí se entiende que la pena de muerte puede terminar de forma permanente con la amenaza que suponen los asesinos más peligrosos.

Los abolicionistas, en tanto, rechazan todos estos argumentos. Replican que el valor disuasorio es dudoso en el mejor de los casos, que el encarcelamiento brinda la misma incapacitación, y que la instauración de la pena de muerte envilece a la sociedad.

Pero probablemente el argumento de más peso contra la pena de muerte tiene que ver con la certeza de que se ha ejecutado a inocentes y de que se los seguirá ejecutando.

En los últimos años, esta cuestión se ha convertido en uno de los temas centrales en el debate estadounidense, ya que la experiencia ha demostrado la falibilidad de esta institución, el peligro que puede llegar a suponer.

Por ejemplo, entre 1973 y 2013 se exoneraron más de 140 personas que estaban presas en el corredor de la muerte, como resultado de quedar probada su inocencia.

Además, estos reclusos se libraron de la muerte porque su inocencia pudo demostrarse a tiempo (ya sea porque el asesino real terminó confesando los hechos; por el descubrimiento, en el último momento, de pruebas de ADN que no se correspondían con la persona que iba a ser ejecutada).

Otra de las cuestiones que se debate en Estados Unidos es la influencia que tienen el color de la piel y el nivel socioeconómico. Al respecto, se habla de la discriminación racial y la tendencia a ejecutar a personas sin recursos económicos.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 25/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

No creer todo lo que sale por Internet

La duda metódica, como principio de objetividad promulgado por el filósofo René Descartes, debería aplicarse a la información no sólo de la vida diaria sino sobre todo a la que circula por Internet.

La tecnología digital trae consigo el prodigio de una explosión de información. Nunca antes las personas han estado en contacto con tanta “data” como en esta edad histórica. Ahora bien, ¿podemos creer todo lo que circula por la Red?

Cuando una persona empieza a utilizar Internet quizá piensa que una noticia es verdad porque circula por allí. Un efecto de credulidad ingenua acompaña al origen de los medios de comunicación.

Es conocido, al respecto, lo que ocurrió con la aparición de la radio. En 1938 se difundió en Estados Unidos una adaptación de la obra de Orson Welles “La Guerra de los Mundos”.

El realismo fue tal que la emisión causó auténtico pánico en Nueva Jersey donde, según la obra, estaba teniendo lugar la invasión de los extraterrestres. Pues bien, en Internet hay muchas historias y noticias que se vuelven muy populares.

Lo cierto es que algunas pueden ser ciertas y útiles, pero también pueden ser falsas. Siempre hay gente crédula que está dispuesta a aceptar las historias más increíbles, las más inverosímiles.

Pero los que no quieren engañarse apelan al método cartesiano según el cual hay que rechazar como inadecuadas, o poner en suspenso, todas aquellas creencias que lucen sospechosas o que plantean dudas.

Los periodistas, cuando les llega una data, siguen la receta de Descartes. Suelen en efecto verificar la fuente de la información, como parte de su práctica profesional. Para los usuarios de Internet la verificación, aunque opcional, debería ser no obstante una costumbre.

Hay que dudar, es decir, ser consientes de que lo que circula por Internet no está inmunizado contra la manipulación y la mentira. La Red, de hecho, puede convertirse en un lugar excepcional para esparcir información falsa.

Muchas veces usuarios crédulos se prestan en forma involuntaria a operaciones de manipulación, al esparcir entre sus conocidos y amigos una información que él cree verdadera, pero que en realidad es mentirosa.

La falta de rigurosidad en el mundo digital alienta la viralización de hechos falsos que suenan verosímiles, sostiene la columnista Laura Marajofsky, en el diario ‘La Nación’.

En un reciente artículo, sostiene que Internet se ha convertido en terreno fértil para la expansión por ejemplo de un sinfín de teorías conspirativas, lo que exacerba la producción y consumo de noticas chatarra.

Se les llama así a las creencias que explican los hechos (comúnmente de índole político, social o histórico) a partir de un complot secreto por parte de un grupo de personas u organizaciones poderosas e influyentes.

Vivimos en una época ideal para el complot y se diría que hay una tendencia cognitiva global a concederle un grado de verosimilitud a muchas noticias o explicaciones que alimentan nuestra paranoia.

El cine y la televisión abonan este tipo de narrativa, muchas de ellas desde el plano de la ficción, según la cual todos los males modernos (cambio climático, obesidad, cáncer, guerras) están vinculados a la acción de un poder oculto que controla todo tras bambalinas, y va desde sociedades secretas, a grandes corporaciones o los alienígenas.

¿Por qué el público suele suscribir las visiones y noticias más estrafalarias? Eso surgiría a partir de la dificultad de los individuos por explicarse fenómenos complejos y, en consecuencia, ante el trauma de reconocer el carácter azaroso de los acontecimientos.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 25/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

El sentimiento familiar, un rasgo muy argentino

Se ha instalado como estereotipo sociológico que la mayoría de los argentinos son “familieros”. Algunas encuestas parecen ratificar esa condición, aunque otras realidades parecen desmentirla.

El neologismo “familiero” se usa mucho en Argentina para dar cuenta de alguien a quien le encanta estar en familia o que hace girar su vida alrededor de ese grupo primario.

Existe la extendida presunción de que en Argentina hay todavía un alto concepto de la familia, algo que no se ve en otras sociedades. Se trataría de una condición propia de hijos de inmigrantes latinos y mediterráneos.

La composición étnica de la población del país, a causa de la inmigración, es mayoritariamente italiana y española, dos pueblos europeos muy afectos al sentimiento familiar.

Es común para esta fechas de fin de año que los argentinos nos reunamos “en familia” para celebrar. Es parte de una tradición que empalma en realidad con el alto aprecio que todavía existe por este grupo, como un refugio seguro y estable.

Eso parecen confirmar encuestas de los últimos años, algunas de las cuales dan cuenta que la mayoría de los entrevistados, cuando se le pregunta por las cosas más importantes que le han pasado en la vida, mencionan a los hijos o a la pareja.

Otro dato llamativo que surge de las mediciones es que el 80% de los consultados considera que es deber de los padres procurar los mejor para sus hijos a costa de su propio bienestar, un guarismo que supera largamente el promedio mundial.

La solidaridad que existe entre los miembros de la familia argentina ha sido probada en momentos especiales de la historia del país, según la opinión de algunos analistas.

Por ejemplo en la última gran crisis económica –que tuvo lugar en 2001- muchos hijos que se quedaron sin empleo fueron socorridos por padres y suegros, haciendo que muchas familias se mantuvieran a flote.

La Universidad de Palermo (UP), viene realizando desde hace algunos años un estudio de la “Felicidad en la Argentina”, en un intento científico por conocer los valores profundos de la sociedad nativa.

De la encuesta de este año surge que una de las cosas que hace feliz a un argentino es disfrutar de su familia y de sus amigos, desde compartir un asado los domingos, hasta unos mates un día de lluvia.

Natalia Laiño, consultora psicológica, agregó al respecto: “A una madre argentina le preguntás qué la hace feliz y te contesta que su felicidad es la de sus hijos. El famoso ‘si ellos están bien, yo también’”.

Por su parte la licenciada Cristina Maceira y el doctor Osvaldo Jarat, ambos voceros de Nutrar, concuerdan en que los argentinos tienen una idiosincrasia que se vincula con los orígenes inmigrantes.

“Tenemos un modelo que es un mix de latino-italiano que, a la vez, entusiasma y sorprende a extranjeros que visitan nuestro país. Además nos gusta el contacto con el otro, el compartir y el fuerte vínculo con la familia”, señalan.

Sin embargo, la idea de que la familia es lo más importante colisiona con algunas realidades. Así, un reciente estudio del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores de la UCA señala que muchos de los adultos mayores viven solos hoy en el país, y que esta situación genera principalmente carencia de afectos y problemas psicosociales.

“Carecen entonces de las relaciones sociales para una buena vejez. Aquí en Argentina se tiende a pensar que somos un país familiero y amiguero. La verdad que en este tema no se nota lo de familiero y amiguero”, razonó al respecto Enrique Amadasi, coordinador del estudio.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
1 comentario

Publicado por en 25/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Soborno, un mal que no conoce frontertas

La constructora Odebrecht y su brazo petroquímico, Braskem, se declararon culpables de pagar millonarios sobornos en distintos países, entre ellos Argentina, para obtener contratos.

Esta declaración, ante la justicia de EE.UU., forma parte de un acuerdo de lenidad (confesión a cambio de reducción de castigo) en el que participan los gobiernos norteamericano, suizo y brasileño.

El acuerdo prevé el pago total de US$3.500 millones por parte de Odebrecht y Braskem para liberarse de las acusaciones judiciales en los tres países. Se trata de la multa más alta jamás pagada en el mundo en un acuerdo de este tipo.

Esta corruptela fue descubierta en la Operación Lava Jato, el grupo operativo de la Fiscalía brasileña que investiga desde hace más de dos años la megatrama de Petrobras, un escándalo que terminó con el gobierno de Dilma Rousseff.

“Odebrecht y Braskem emplearon una secreta, pero totalmente funcional, unidad de negocios de Odebrecht -un departamento de sobornos, por decirlo de alguna manera- que, sistemáticamente, pagó cientos de millones de dólares para corromper a funcionarios del Gobierno en países de los tres continentes”, afirmó Sung-Hee Suh, fiscal general asistente de la División Criminal del Departamento de Justica de EE.UU.

Según se desprende de la investigación judicial, Odebrecht tenía en América Latina una aceitada maquinaria de sobornos para lograr o mantener contratos de obra pública.

Desde 2001 hasta 2016, la empresa efectuó u ordenó pagos por alrededor de 439 millones de dólares en 11 países fuera de Brasil, 9 de ellos latinoamericanos.

Según la información, la firma pagó y generó sobornos por más de US$35 millones en Argentina entre 2007 y 2014. Aquí la Justicia investiga a la firma por sobornos a funcionarios argentinos, entre ellos a Julio de Vido, ministro de Planificación de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.

El soborno es una forma específica pero común de corrupción, que tiene alcance global. Implica el uso inapropiado del servicio público para obtener beneficios materiales.

En cierto sentido, el soborno es un intercambio entre dos actores. Un actor, el sobornador, ofrece incentivos o recompensas ilegales, como dinero, para manipular la decisión o el juicio de un empleado público a favor de su propio interés.

El funcionario, a cambio, actúa en concordancia con la petición del sobornador, que le proporciona el beneficio. Se diría que hay siempre un “ida y vuelta” entre lo público y lo privado, para maniobras non sanctas.

Esto demuestra que si bien quien se beneficia pecuniariamente con un soborno es el funcionario público, no es menos cierto que quien lo paga obtiene una ganancia que supera ese desembolso.

Cuando este modo de corrupción está muy extendido en un país se puede hablar de que el mal es sistémico. La escritora norteamericana Ayn Rand dice al respecto que la corrupción es un signo de que una sociedad está incurablemente degradada:

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y  por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 25/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

Los que migran y el fantasma del rechazo

Los desplazamientos de personas han sido una constante de la historia humana. Aunque casi siempre los viajeros, peregrinos y migrantes, suelen ser hijos del infortunio a quienes mueve el deseo de hallar una tierra donde vivir en paz y prosperar.

Los antropólogos sostienen que el homo sapiens es una especie migratoria. Desde la prehistoria se movilizó en el espacio geográfico, casi siempre movido por necesidades vitales, asociadas a la sobrevivencia.

Nuestras actuales sociedades pluriétnicas y pluriculturales reflejan la mixtura provocada por los movimientos constantes y permanentes de personas.

Los grupos humanos, más allá de la tendencia a replegarse sobre sí mismos, han interactuado con los “otros”, produciendo otra realidad humana. Aunque muchas veces la pareja identidad-otredad ha estado signada por la intolerancia y la exclusión.

En efecto, así como a nivel individual el descubrimiento que el “yo” hace del “otro” supone una representación no exenta de peligros, en el sentido de que puede ser visualizado como un enemigo, algo parecido ocurre con los grupos humanos.

La mirada del “nosotros” sobre “ellos” puede ser etnocéntrica, es decir cargada de superioridad tribal, autosuficiente y discriminatoria. De esa manera, quien debe abandonar su tierra, casi siempre forzado por las circunstancias,  y entrar en una sociedad extranjera, se expone a esta violencia cultural de los residentes.

De ahí que el pasado 18 de diciembre, fecha en que se celebra el Día Internacional del Migrante, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento para que se respeten y protejan los derechos humanos de los 232 millones de migrantes de todo el mundo.

“Son demasiados los migrantes que viven y trabajan en condiciones precarias e injustas. Muchos arriesgan la vida en el mar en busca de refugio. Ellos y sus hijos son extremadamente vulnerables a la explotación y los abusos”, declaró.

Y agregó: “Muchos son privados de su libertad, en lugar de ser tratados con empatía y recibir la protección necesaria. La persistente discriminación contra los migrantes genera grandes desigualdades, pone en peligro la trama de la sociedad y lleva con demasiada frecuencia a ataques violentos y mortíferos”.

El funcionario instó a los Estados a que no excluyan a los migrantes en sus estrategias de desarrollo y les permitan contribuir con sus experiencias y conocimientos al progreso de sus sociedades.

Sostuvo además que las políticas migratorias deben estar basadas en los derechos humanos y “no en la xenofobia y las percepciones erróneas” hacia los migrantes.

La Argentina es un país forjado en las corrientes migratorias. Las últimas décadas del siglo XIX hasta 1914, se caracterizaron por la entrada de grandes contingentes de extranjeros, provenientes sobre todo de Europa.

Esa gente, que venía en busca de paz y prosperidad, se incorporó rápidamente al país, y gracias a su trabajo de la tierra y en las industrias, con el bagaje de conocimientos y experiencias que trajeron, ayudaron a crear la Argentina moderna.

En este sentido, el experimento argentino testimonia la contribución importante de la migración al desarrollo y es un ejemplo, más allá de las contradicciones que pudo tener el proceso histórico de asimilación del elemento extranjero, de integración racial y cultural.

El rechazo al migrante no sólo lesiona el derecho que les asiste a la dignidad, la seguridad y un futuro mejor. Impugna también el modelo de sociedad diversa y abierta.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 11/01/2017 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , ,