RSS

Archivos Mensuales: enero 2014

La polémica sobre lo que cobran unos y otros

Aunque las comparaciones salariales suelen ser odiosas, son inevitables. Y de un tiempo a esta parte, desde que el poder adquisitivo retrocede ante la inflación y se abre en todo el país un período de paritarias, recrudecen las quejas por las “inequidades” salariales.
Los policías fueron en este verano quienes instalaron con fuerza la reivindicación de sus remuneraciones, aunque a través de un método objetable, asimilable al uso de la fuerza.
Los gobiernos provinciales a regañadientes tuvieron que reconocer que esos agentes, dedicados a preservar la seguridad pública, percibían un magro salario. Al pedir poco más de 8.000 pesos –una cifra que se ha convertido en emblemática- instalaban la idea de que una familia tipo no puede vivir dignamente con menos que eso, pese a que el Indec diga otra cosa muy distinta.
Ese número implicaría un aumento de alrededor del 50% en las remuneraciones policiales, lo que generó un efecto cascada en todas la administraciones provinciales, reactivando el reclamo del resto de los empleados públicos.
En este contexto han empezado a circular las diferencias salariales de los distintos agentes públicos en Entre Ríos. Como el informe que publicó el diario El Entre Ríos en su página web, sobre datos del Ministerio de Hacienda de la Provincia, de septiembre de 2013.
Allí se observa nítidamente, por ejemplo, que las remuneraciones de la Justicia son sensiblemente superiores al resto, sobre todo si se tienen en cuenta la formación profesional y la responsabilidad en el cargo.
Así un empleado de maestranza en tribunales, con 10 años de antigüedad, cobra 9.232 pesos, mientras que un médico jefe de servicio en un hospital público, con 20 años de antigüedad, percibe 9.147 pesos.
Por otro lado, llama igualmente la atención que el empleado de maestranza de la justicia cobre un 35% más que un director de escuela de jornada simple, con 15 años de antigüedad, que percibe 6.851 pesos.
Haciendo una escala de menor a mayor, sobre la base de sueldos testigo, el peor pago de la administración pública entrerriana es el empleado de escalafón general de categoría 10, con 2 años de antigüedad, que apenas llega a 3.170 pesos.
Un lugar por encima aparece la enfermera tramo B, con 5 años de antigüedad, con 4.056 pesos. Luego le sigue la maestra de escuela común, jornada simple, con 15 años de antigüedad, que percibe 4.516 pesos.
Por otro lado, un agente de policía con 4 años de antigüedad, se ubica en el cuarto lugar de los peores pagos, con 5.182 pesos. Por cierto que en la Justicia los jueces son los que más cobran. Un magistrado de primera instancia, con 10 años de antigüedad, percibe 17.014 pesos.
Aunque ahí no residen los sueldos más altos de la Provincia. La dieta de un legislador entrerriano, por ejemplo, rondaba el año pasado los 38.000 pesos. Eso representa 8 veces más que una maestra de escuela común y 4 veces más que un médico jefe de servicio.
A todo esto, mientras los senadores y diputados nacionales se aprestan a cobrar sueldos netos de hasta 50.000 pesos, tras un reciente ajuste de los haberes, un miembro del Congreso, que asumió en diciembre pasado, acaba de anunciar que sólo se quedará con 8.500 pesos de su haber, y el resto lo donará.
Nicolás del Caño, diputado del Frente de Izquierda, anunció además que presentará un proyecto de ley para que el sueldo de los diputados sea igual al de los docentes. “Es una provocación que los políticos ganen diez veces más que lo que percibe cualquier trabajador”, disparó.

© El Día de Gualeguaychú

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31/01/2014 en Uncategorized

 

Ludocracia, el imperio de la lógica del juego

El juego es una actividad inherente al ser humano y de hecho los antropólogos hablan del “homo ludens”. Pero la explotación política y comercial de esta dimensión tiene un costado inquietante.
El juego simbólico, según Jean Piaget, ingresa a los niños en el mundo de las ideas, en el mundo de la verdadera inteligencia humana.
El fenómeno de lo lúdico, en realidad, ha sido abordado por diversas ciencias humanas y entre ellas hay coincidencia respecto de que se trata de una dimensión especial del hombre, en tanto ser simbólico.
Una dimensión asociada a la alegría espontánea, al disfrute creativo y a la “conciencia de ‘ser de otro modo’ en la vida corriente”, según la definición de Johan Huizinga, en su libro “Homo Ludens”.
Pero varios analistas culturales llaman la atención sobre la irrupción de una lógica instrumental del juego a gran escala, donde ya lo lúdico en lugar de ser un encuentro del ser humano consigo mismo, con su capacidad creativa, aparece como un mecanismo de alienación colectiva.
Por ejemplo, el fútbol es un juego, sin embargo a nadie escapa que es uno de los deportes predilectos por los poderes establecidos. Los grandes partidos de fútbol sirven sobre todo, como los circos romanos, de desahogo emocional y de evasión colectiva.
No es casual la superestructura comercial y política que rodea a esta “pasión de multitudes”. El fútbol, como fenómeno de masas, suele derivar en un complejo mecanismo de control social, de impresionante cortina de humo y de válvula de escape.
Por otro lado la “industria cultural”, entendida como complejo económico que produce “bienes culturales” para la masa de consumidores, tiene entre sus principales mercancías al entretenimiento, y dentro de él una oferta que goza de predicamento: las apuestas (negocio de los casinos, bingos y demás).
En su reciente ensayo “La civilización del espectáculo”, Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, denunció la excesiva importancia que se le da al entretenimiento.
Querer divertirse “es legitimo”, dice, pero convertirlo en un valor supremo tiene sus consecuencias. Esta civilización light lleva a olvidar, dice Vargas Llosa, que la vida “no es sólo diversión” sino también “drama, dolor, misterio y frustración”.
En su interesante artículo “Ludocracia: los juegos al poder”, aparecido en el diario La Nación, Fernanda Sandez sostiene que todo se ha vuelvo “jugable”, como si la lógica del videojuego, que tiene entretenida a toda una generación de jóvenes, se extendiera a todas las facetas de la vida.
El proceso de “ludificación” generalizado e imparable tendría poco que ver con el acto lúdico que rescatan los antropólogos y psicólogos. Más bien estaría en línea con los resortes de una “sociedad del control sonriente”, teoriza.
Allí se cita a Jesse Shell, diseñador de juegos, para quien la gramática del juego (con su sistema de premios, castigos y “tiempos de espera”) cambiará para siempre el mundo que conocimos.
Los ejemplos de aplicación de la lógica del juego en entornos que nada tienen que ver con lo lúdico (campañas de bien público, diseño de autos y clases universitarias, por ejemplo), no sólo se han incrementado exponencialmente.
También ha aparecido una nueva disciplina, la ludología, una ciencia que enfoca la tecnología digital e interactiva con el fenómeno del juego. Incluso ha aparecido la “teoría de la diversión”, impulsada por la multinacional Volkswagen, según la cual que algo sea “divertido” hace que la gente lo haga con mayor frecuencia.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 31/01/2014 en Uncategorized

 

La riqueza mundial en muy pocas manos

El 1% más rico del planeta tiene casi la mitad de la riqueza mundial, según un informe de la ONG británica Oxfam. Se trata de un dato impactante que mueve a la reflexión acerca de la desigualdad material.
La información indica que hay una minoría acomodada, apenas 85 millonarios, que al acaparar tamaña fortuna tienen tanto dinero como los 3.570 millones de personas más pobres.
El informe de Oxfam en realidad es una denuncia contra la codicia de las élites económicas, a las que se acusa de estar “secuestrando el poder político para manipular las reglas de juego económicas”.
Este alegato contra los ricos, a quienes se responsabiliza de una desigualdad que “supone un grave riesgo para el progreso de la humanidad”, ha sido presentado no justamente en un foro antiglobalización, sino en la mesa que reúne a los poderosos.
En efecto, Oxfam elaboró el polémico documento para los líderes del Foro Económico Mundial, que se reúne todos los años en la ciudad suiza de Davos, y donde habitualmente está representado ese 1% privilegiado.
Al tiempo que critica la utilización de la riqueza para obtener favores políticos de los Estados, el escrito destaca que la creciente disparidad de ingresos “está socavando la estabilidad social y atenta contra la seguridad a escala global”.
“No podemos pretender ganar la lucha contra la pobreza sin abordar la desigualdad; esta creciente lacra está creando un círculo vicioso en el que la riqueza y el poder están cada vez más concentrados en manos de unos pocos, dejando al resto de la ciudadanía las migajas”, añade la organización.
La tesis de fondo según la cual la desigualdad material es causa de perturbación social no es nueva. Idéntica idea, por ejemplo, explicó Jean-Jacques Rousseau en el ensayo que lo hizo famoso en 1775, “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”.
“Finalmente, la ambición consumidora, el afán de incrementar las riquezas –menos por una necesidad genuina que por situarse por encima de los demás- suscita en todos los hombres la oscura inclinación a dañarse mutuamente”, escribió el filósofo francés.
El desigual acceso a la riqueza y al poder, según Rousseau, es el origen de todos los males en una sociedad. El instinto adquisitivo de las personas se desata ante el espectáculo de la riqueza ajena.
La percepción de la inferioridad material subleva a los que menos tienen, que desarrollan secretamente el resentimiento social hacia los ricos. La disparidad “excita y multiplica las pasiones”, “convierte a todos los hombres en rivales o, peor aún, en enemigos”.
Es conocida la tesis de Rousseau según la cual los hombres nacieron buenos (“el buen salvaje”), pero la sociedad los corrompió. Al comienzo, en el estado de naturaleza, se parecían a chimpancés amistosos, que deambulaban en paz por el bosque.
Eran seres solitarios, sin familia, amigos o propiedad de ningún tipo. Estos hombres, según Rousseau, nunca sufrieron la pérdida de autoestima ni padecieron sentimientos de inferioridad social.
Los males vinieron cuando uno de ellos, el fundador de la sociedad, cercó una parcela de tierra y dijo: “esto es mío”; tras lo cual “encontró a personas lo bastante simples para creerle”.
Desde entonces, según el francés, todos los males se desataron en la tierra (crímenes, guerras y miserias) Aunque luego Rousseau, ante lo inevitable de la civilización, propuso utilizar la legislación para mitigar la desigualdad social.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 31/01/2014 en Uncategorized

 

Extrañas profesiones que se perfilan para el futuro

Nanomédico, gerontólogo social, fabricante de partes del cuerpo, policía climático o inversor de tiempo. Quienes decidan estudiar una carrera deberán considerar algunas de estas profesiones del futuro, según un informe global.

La lista de las especializaciones que demandarán las empresas de todo el mundo fue confeccionado por InterUniversidades.com, una red social y buscador de carreras para estudiantes y casas de altos estudios a nivel global.

“Especialmente en Estados Unidos, los centros de estudio reciben continuamente consultas sobre carreras que no son tan comunes”, explicó Alexi Genuth, CEO de InterUniversidades, en diálogo con iProfesional.

En la lista de las futuras profesiones no figuran las tradicionales carreras del mundo académico argentino, como medicina, abogacía, ciencias económicas o psicología. Por ejemplo, dado que el clima está afectando nuestra forma de vida, se descuenta la necesidad de expertos en esta área.

Se habla de un “policía climático”, que requerirá de estudios de ingeniería medioambiental y meteorología. Y aunque suene un tanto catastrófico también se necesitará de expertos que atiendan emergencias en caso de pandemias.

En los lugares donde se encuentren los principales focos de infección deberá existir un “ejecutor de cuarentena”, que reunirá conocimientos de medicina, biomedicina y epidedemiología.

En tanto, dado los avances en nanotecnología, que permitirán la existencia de aparatos minúsculos, de tamaño sub-atómico, llamados a transformar radicalmente las técnicas en medicina e implantes, se pondrá de moda el “nanomédico”.

Dado el pronunciado envejecimiento poblacional en todo el mundo se demandará en el futuro, además, a un “especialista en bienestar de la tercera edad”, una profesión que está tomando relevancia en los países desarrollados.

En este contexto, se necesitará también un “cirujano de aumento de memoria”, que acaso se especialice en el implante de pequeñísimos chips que permiten mejorar nuestra capacidad de memoria.

“Body part maker” (fabricante de partes del cuerpo) es una de las profesiones del mañana. Integrará la ingeniería genética con la biomedicina o biotecnología. El objetivo de este experto será fabricar órganos y extremidades para reemplazar partes dañadas en cualquier ser viviente.

Otra profesión muy demandada será un “pharmer”, una mezcla de granjero y farmacéutico, especializado en la modificación genética de cultivos, para contar con una reserva mundial de alimentos.

En esta rama será importante la figura del “granjero vertical”, especialista en agricultura hidropónica, que permite ahorrar una gran cantidad de suelo de cultivo.

Dado que en el mundo de los negocios el tiempo es oro, el arte de administrarlo requerirá de un especialista: un “broker o inversor de tiempo”. Y en un mundo que va camino a cambiar su matriz energética, dejando de lado el petróleo, será importante la figura del “ingeniero de vehículos alternativos”, y de hecho ya existen los autos ecológicos.

Por otro lado, en virtud de las hipermediaciones creadas por la comunicación digital interactiva, que ha expandido la vida online, se cree que serán muy demandados los abogados y los profesores “virtuales”.

Estas nuevas profesiones, recogidas por InterUniversidades.com, reflejarían las modificaciones que se producirán en la estructura socio-laboral y ocupacional del futuro, emergentes de la sociedad posindustrial.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/01/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

La importancia de las pymes en la economía

En un contexto donde la macroeconomía del país no atraviesa su mejor momento, no debe perderse de vista la importancia de las pymes, un sector privado dinámico de Argentina cuyo funcionamiento deben priorizar las políticas gubernamentales.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes), la mayoría de las cuales son gerenciadas por empresarios argentinos (un sector de la llamada “burguesía nacional”), se destacan por la fuerte incidencia en la provisión de fuentes de trabajo, que son la base fundamental del tejido social.

Según la Fundación Observatorio PyME (FOP), el sector en Argentina produce más del 50% de la riqueza nacional y cerca del 70% del empleo. Por tanto no estamos hablando de un actor productivamente marginal.

Al contrario, a la luz de esos números, cabría postular que el ciclo económico de las pymes argentinas condiciona de manera determinante el ciclo económico del país.  De suerte que como le vaya al sector así le irá también a la Argentina.

En términos normativos, una pyme (según la FOP), es “una unidad económica, dirigida por su propietario de forma personalizada y autónoma, de pequeña dimensión en cuanto a número de trabajadores y cobertura de mercado”. 

Los criterios para definir qué empresas son o no son pyme en la práctica -al igual que en la legislación- varían de país a país, pero en la mayoría de los casos las pautas empleadas observan el tamaño de los negocios en función de la facturación anual en ventas (que debe ser ajustado permanentemente con respecto a la inflación), y el número de empleados que ocupan.

A estas unidades económicas se las ve funcionando en distintos sectores de la economía nacional: agropecuario; industria y minería; comercio, servicios y construcción.

En Argentina las pymes tienen una idiosincrasia atada a la historia económica del país. De hecho han sido ellas las que han sufrido con mayor impacto las recurrentes crisis macroeconómicas.

En este sentido, estas empresas siempre se muestran preparadas para adaptarse a los cambios en el entorno político-económico. Esto en parte obedece a su estructura pequeña, lo que les otorga mayor flexibilidad.

Las crisis económicas en Argentina –un país que conoce de inflación, recesión y colapsos financieros- han sido recurrentes. En este entorno, las pymes han devenido en actores sobrevivientes, desarrollando un bagaje de saberes y prácticas para adaptarse a los tiempos malos.

“Manejar una pyme en Argentina es como hacer una maestría de negocios acelerada”, es una de las frases que se escucha para graficar la habilidad que tienen estas empresas de hacer frente al historial de cambios bruscos en el entorno.

Las pymes argentinas tienen una gran capacidad de resilencia, un término que en psicología se refiere a la habilidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y trauma.

La especialista Silvia Torres Carbonell asegura que este es un sector que está marcado culturalmente por la inmigración. Los hijos y nietos de los inmigrantes fueron heredando oficios y rubros de actividad, que luego se transmitieron a las siguientes generaciones.

Según una última encuesta entre los empresarios pymes, los temas que más les preocupan están vinculados a los altos costos de producción, asociados a una carga impositiva asfixiante y a la inflación. A eso se suma la inestabilidad política y económica que exhibe el país, lo que agrega incertidumbre a los negocios.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/01/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Cambios en la lectura: ahora se surfea en la red

Nuestra vida intelectual está mutando a caballo de la revolución tecnológica. Aunque seguimos en un universo alfabetizado, en materia de lectura el mundo de la pantalla es un lugar muy diferente del mundo de la página.

Se sabe que la actividad del lector varía según la naturaleza del texto leído. En efecto, no es lo mismo examinar un contrato  que hojear un diario o que degustar una novela.

En algunos casos buscamos información de utilidad para la vida diaria, en otros queremos gratificarnos con una ficción que nos transporte hacia una dimensión imaginaria, acaso para evadirnos justamente de la realidad.

Pero la práctica de la lectura está mutando hoy por la aparición de un nuevo canal por donde circula la palabra escrita. La imprenta y sus productos –en especial el libro en papel- se están viendo desplazados por Internet.

El nuevo medio favorito para almacenar, procesar y compartir información en todas sus formas, está cambiando la manera en que los lectores descifran los familiares símbolos alfabéticos.

La metáfora más usada que emplean los semiólogos para capturar la naturaleza de la lectura en la Web tiene que ver con el surfeo. La imagen es sugerente: el internauta se parece a aquel deportista que se desliza en una ola de pie sobre una tabla.

Quien lee en un hipermedia, así, surfea en la cresta de una de información permanentemente renovada, se desplaza de un nodo a otro en un océano de documentos interconectados.

Christian Vanderdope, autor del libro “Del papiro al hipertexto”, sugiere que este cambio en la práctica de la lectura entraña una modificación cognitiva en las personas, respecto al modo de apropiación de los conocimientos.

En su opinión, “mientras en la civilización de la imprenta, el hojear era considerado secundario en relación con el leer, en materia de hipermedia, por el contrario, la operación de leer es marginal en relación con la de surfear”.

Es decir, en el modo tradicional de la lectura se privilegiaba la asimilación en profundidad del texto, frente a la conducta liviana de saltar o recorrer distintas porciones textuales.

Hoy esta prioridad se ha invertido: hoy el usuario lector se dedica a surfear, a moverse entre los documentos, en lugar de detenerse morosamente en alguna página seleccionada.

Vanderdope considera que de este modo tiene lugar un nuevo modo de consumación de los signos, situado a mitad de camino entre el libro y el espectáculo. Pero lo que este lector gana en extensión, sugiere, lo pierde en profundidad.

La acción de surfear puede ser una aventura apasionante. El riesgo es que ese lector que navega apenas termine captando imágenes y fragmentos textuales. Algo parecido opina Nicholas Carr en su libro “Superficiales. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes?”.

Carr cree que la red nos está configurando a su imagen, volviéndonos más hábiles para manejar y mirar superficialmente la información pero menos capaces de concentración, contemplación y reflexión.

Al margen de esta discusión, habrá que convenir que la lectura es esencial para la formación cultural y humana. Y muchos escritores han lanzado particulares proclamas en su favor.

Entre nosotros Jorge Luis Borges señaló: “Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído”

Por su parte Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, afirmó: “Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría”. 

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/01/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

El exceso de azúcar, enemigo de la salud

Una dieta completa y equilibrada es fuente de salud. En tanto que numerosas enfermedades tienen su origen en un desbalance de las sustancias que ingerimos. En este sentido el abuso de azúcar explica a nivel global la epidemia de obesidad y la expansión de la diabetes.

Los azúcares, que aparecen en muchos alimentos, son glúcidos, es decir macronutrientes cuya principal función es proporcionar energía a nuestras células. Aunque el consumo inmoderado de glucosa eleva peligrosamente las calorías del organismo.

El azúcar se puede consumir en forma cristalizada como edulcorante en infusiones, como ingrediente de bebidas refrescantes, en helados, vinos, licores, repostería, postres de leche -como natillas, flan, yogurt azucarado-, confituras, mermeladas y en la preparación de platos culinarios poco frecuentes, como salsas para carnes.

Diversos organismos internacionales aconsejan un consumo moderado de azúcar; dependiendo si la persona es sedentaria o desarrolla alguna actividad física. Lo importante, sostienen, es cuidar el balance energético global del cuerpo.

Cuando el consumo de azúcar proviene de una variedad de fuentes o se asocia a alimentos saludables, no pareceprovocar problemas de salud relacionados con el estilo de vida.

Sin embargo, un grupo de expertos mundiales en salud pública alerta sobre el alto consumo de esa sustancia, lo que incrementa en nuestro organismo el riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2.

Se acusa a la industria de la alimentación del sobreañadido en sus productos masivos. Y al respecto se ha montado una campaña, denominada “Action on Sugar”, para reducir hasta el 30% el azúcar que se añade a los alimentos y bebidas no alcohólicas.

“Ante todo se debe proteger especialmente a los niños de este peligro. La industria alimentaria debe reducir inmediatamente la cantidad de azúcar, en especial en los alimentos de los niños, a los que persiguen con la publicidad masiva de bocadillos y bebidas de gran aporte de calorías”, diagnosticó el profesor Graham MacGregor, presidente de Action On Sugar.

Los fabricantes son un factor clave para el éxito de esta iniciativa de salud pública, que en el fondo pretende hacer frente a las enfermedades crónicas asociadas al sobrepeso. La idea se inspira en otra similar que se aplicó a la sal en el Reino Unido a partir de la Segunda Guerra Mundial.

El “Consenso Acción Sobre Sal y Salud” logró en el Reino Unido una disminución de ese mineral en los alimentos, evitando en la última década unos 6.000 accidentes cardiovasculares y muertes por ataques cardíacos cada año, con su respectivo ahorro en costos del sistema de salud.

A todo esto en México, donde el 70%  de la población tiene sobrepeso, hay una cruzada abierta contra la azúcar, en especial contra el consumo de bebidas azucaradas, llevada adelante por la organización civil Alianza por la Salud Alimentaria.

“¿Te comerías 21 cucharadas de azúcar?, ¿por qué te la bebes en un refresco?”. Así dice la campaña al advertir sobre la carga de endulzantes que tienen las gaseosas, cuya ingesta popular va en aumento, haciendo que los mexicanos superen largamente el límite máximo tolerable de azúcar añadida a la dieta según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Nos hemos convertido en los mayores consumidores de refrescos del mundo, con un promedio de 163 litros por persona al año, a la vez que somos una de las poblaciones con mayores índices de obesidad y diabetes”, señaló Katia García, investigadora mexicana en salud alimentaria.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 18/01/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , ,