RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2012

La patología del poder político

La ciencia política ha descubierto hace tiempo que la ambición de poder absoluto es una cualidad intrínseca de los gobiernos. Por eso las democracias modernas utilizan siempre mecanismos de control.

La división de poderes, la justicia independiente y la libertad de prensa, así, son los contrapesos con los que las sociedades ponen freno al poder ilimitado de los gobiernos de turno.

Es un intento por conjurar la patología propia de los gobiernos totalitarios, que se declaran dueños de la verdad, que dicen identificarse con la voluntad general, y que tienen una exagerada tendencia a coaccionar a los disidentes.

El politicólogo argentino Guillermo O’Donnell –reconocido a nivel internacional y que ha vivido muchos años en el exterior- asimila esa patología a lo que él llama “democracia delegativa”. Y en su opinión, Argentina la sufre desde hace años.

“Aquí, una vez que al presidente lo votaron, tiene todo el derecho del mundo y el deber de hacer lo que mejor le place. Por lo tanto, como la democracia delegativa tiene esa visión, cualquier poder que intente controlarlo es una molestia que tiene que ser eliminada”, explica.

Es decir, la democracia argentina tiene casi cero componente republicano. El circuito del poder no pasa por una serie de instituciones cuya función es poner límites al gobierno de turno, que tiende a llevarse puestas las garantías mínimas de los individuos.

En una entrevista reciente, O’Donnell llamó la atención sobre que esta concepción delegativa, que tiene arraigo en la cultura política del país, hoy está mezclada, para colmo de males, con el maniqueísmo K.

El país, así, ha vuelto a los ‘60 y ‘70. “Por un lado, los Montoneros y sus aliados, y por otro, la Triple A y sus ideólogos: una visión maniquea en la que todo el bien está de un lado y todo el mal del otro”, rememoró.

Una concepción en la que “el otro entiende cualquier cosa que yo haga como un acto de agresión vital”, explicó O ‘Donnell. En el pasado, eso lanzó una “dialéctica de la aniquilación”.

El país quedó polarizado, en medio de un combate en el cual aquellos que no suscribían a ningún bando, fueron acallados. “Esta visión maniquea creí que se había extinguido con la democracia, pero me parece que está reapareciendo” advirtió.

Y quien se cree con poder de dividir las personas en buenas y malas, se considera un iluminado, alguien tocado por el destino, al cual la historia le ha hecho un encargo especial.

Para el politicólogo, en Argentina “estamos frente a un elenco gobernante muy pequeño que está convencido de que tiene una misión sagrada que cumplir, y que por tanto le conviene resucitar fantasmas y polarizar en un execrable odio todo aquello que se le opone”.

“Es una táctica que implica varias cosas: quien está convencido de que tiene una misión no tiene aliados, sólo tiene seguidores o súbditos que son piezas a usar según la necesidad”, explicó.

“A quien es el portador de esa causa, y para el cual vale todo, no le importa acarrear tras de sí gente despreciable, porque ellos también son elementos favorables a la famosa relación de fuerza”, sostuvo.

En este contexto, acotó, se entiende que “perder una elección es una tragedia insoportable porque no es más el mecanismo normal de una democracia representativa de intercambio de gobierno, sino un síntoma de fracaso de esa causa noble”.

En suma, la democracia delegativa y el mesianismo maniqueo son patologías de un poder político desbocado, que desprecia los controles republicanos. Su vigencia puede producir daños terribles al país. Como ya ocurrió en el pasado.

© El Día de Gualeguaychú

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 27/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

El sistema de bienestar cruje en Europa

La economía del continente europeo, hoy en proceso recesivo, agrava los problemas estructurales de una sociedad que acumula fuertes desequilibrios para el futuro.

La creciente masa de jóvenes desempleados, que no sólo afecta a los países más pobres del sur del bloque, sino también a la Europa “rica” del norte, dinamita las bases del estado del bienestar, cuya piedra de toque es el sistema de pensiones.

El Banco Mundial (BM) estima que la fuerza de trabajo del continente se reducirá en 50 millones de personas en los próximos 50 años. La pregunta es, ¿cómo se hará para mantener una población envejecida, como la europea?

El problema no son Grecia ni España, hoy consideradas las dos ovejas negras del capitalismo europeo, y en donde uno de cada dos jóvenes no tiene trabajo.

De la crisis no se salvan ni los países nórdicos, que suelen presentarse como modelos de desarrollo social. La propia Bélgica tiene, en el mundo industrializado, uno de los porcentajes más altos de gente joven que no tiene empleo, según la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica.

En la rica ciudad portuaria belga de Amberes, una cuarta parte de los jóvenes de entre 18 y 25 años está desempleada. En tanto, en algunas partes de Bruselas, la rica capital de la Unión Europea (UE), la desocupación juvenil llega al 40%.

En Francia, Gran Bretaña y Suecia, uno de cada cinco jóvenes está ahora sin empleo. En el sur de Europa la situación es peor. En Italia, por ejemplo, el desempleo juvenil no ha bajado del 20% en más de 20 años.

“La gente joven está siendo marginada, y eso conlleva enormes consecuencias económicas”, ha dicho Francis Robert, un experto en empleo en Bruselas.

Esta aseveración se vincula a la imposibilidad de financiar, hacia adelante, el sistema de la seguridad social, un invento reciente dirigido a mitigar los desequilibrios sociales inherentes al capitalismo.

Hasta el siglo XX los países tendían a cobrar impuestos a sus ciudadanos únicamente con el fin de protegerlos de la delincuencia y una posible invasión.

Sin embargo, tras la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión, países como Estados Unidos y Gran Bretaña se convirtieron en “estados del bienestar”, en los que los impuestos se emplearon para sostener a viejos, débiles, desempleados y enfermos.

De esta manera, los ciudadanos de un país deben contribuir a un fondo general cuando tienen trabajo y gozan de buena salud y, a cambio, ese fondo los ayudará a mantener su bienestar cuando estén enfermos, sean incapaces de trabajar o quieran jubilarse.

El sistema funcionó de forma excelente en los años de la posguerra. El aumento de la población, provocado por la explosión de natalidad en esa época (el denominado “baby boom”) proveyó abundantes trabajadores jóvenes, quienes pagaron sus contribuciones sociales.

Sin embargo, la crisis de fertilidad, la disminución de la población económicamente activa, el desempleo y la longevidad de la sociedad, han destruido las bases financieras de la seguridad social europea.

La jubilación se planificó en los ‘50 para individuos que vivirían algunos años después de dejar el trabajo. Pero no se previó que la medicina agregaría tantos años a la vida, y que esa persona beneficiada con una jubilación tendría tres o cuatro décadas por delante.

Para ampliar la base de aportantes al sistema, los países europeos permitieron que más inmigrantes lleguen y trabajen. Pero el crecimiento económico menor de estos años, con su secuela de desempleo, sobre todo en la población juvenil, desalentó el ahorro destinado a la seguridad social.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 25/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

Los bienes digitales ¿no se pueden heredar?

Uno puede regalar, donar o legar su colección privada (por ejemplo de libros) en vistas de la muerte. Esta disponibilidad, asociada al derecho de propiedad, aparentemente no funciona para el caso de los bienes culturales en la red.

El actor Bruce Willis pensaba legarle a sus hijas, después de muerto, la inmensa colección digital de música que venía comprando. Sin embargo la tienda Apple, donde hizo sus adquisiciones, se negó a esa transferencia.

La prensa británica acaba de informar que la estrella de Hollywood ha gastado una fortuna en su extensa colección de música de iTunes. Y ante la imposibilidad de darla en herencia, evalúa iniciar acciones legales contra la multinacional de equipos electrónicos y software.

De esta manera, Willis calentaría una campaña en defensa de los derechos de los internautas que descargan, previo pago, contenidos de archivos de Internet. El episodio ha abierto un debate sobre la transmisión de bienes culturales, y que ya está enfrentando a compañías y usuarios.

En el proceso de acopio privado de bienes culturales subyace el secreto anhelo de trascendencia: legar ese tesoro a su heredero o a una fundación con el nombre de uno. Por lo visto esta lógica no cabe para el caso de los archivos electrónicos.

En el mundo digital “uno ya no compra cosas, sólo el derecho a usarlas”, razona el periodista Daniel Verdú, en el diario El País de España. Los coleccionistas como Willis se están percatando de este principio, que aparentemente está en letra chica en los contratos con las empresas digitales.

Amazon, una de las firmas de este universo, remite a sus usuarios este párrafo con las condiciones legales: “Salvo que se indique específicamente lo contrario, no podrá vender, alquilar, distribuir, emitir, otorgar sublicencias, ni de algún otro modo, asignar ningún derecho sobre el Contenido Digital o parte del mismo a terceros […]”

Conclusión: cuando se le paga a estas empresas por un archivo no se adquiere una copia, sino una licencia personal para poder disfrutar del producto sin derecho a compartirlo ni mucho menos legárselo a seres queridos.

Tal y como observa Paul Wellis, de la publicación especializada Digital Journal, si los consumidores están pagando para que Apple les “preste” un producto, entonces no se trata de una venta sino de un alquiler.

Si “compras un producto”, dice Wellis, “tienes derechos” y, en ese caso, quizás el hipotético reclamo de Bruce Willis tendría argumentos en su defensa. Pero en el mundo de los productos digitales el asunto no es tan claro.

“Es un desastre que otros no puedan disfrutar la biblioteca que has creado durante años. No quedará más remedio que dejar tu clave a los herederos. Pero es una barbaridad que creo que se mejorará en algún tiempo. A veces no damos la importancia que realmente tienen a estas cosas”, opina por su lado el español Fernando García, periodista especialista en ebooks y autor del blog ‘Sin Tinta’.

Los expertos en propiedad intelectual coinciden en afirmar que Internet es hoy un entorno de relaciones contractuales donde el problema es que la posición negociadora de las partes no es la misma.

Allí funcionan conglomerados que imponen las condiciones de prestación de servicio. Los teóricos consideran que el Derecho, en general, hasta ahora siempre ha ido un paso por detrás de la realidad que ha tenido que legislar.

Con la llegada de las nuevas tecnologías de la información, esa demora se ha agravado. El derecho todavía no se pone de acuerdo a la hora de regular la venta de productos digitales.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 23/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

El instinto ancestral por el territorio propio

Los pueblos originarios pretenden que les devuelvan sus tierras. “La integridad territorial”, es una bandera de los nacionalismos. Los ecologistas hablan de que hay una lucha “por los recursos naturales”.

Cualquiera de estas tres expresiones supone una “defensa del territorio”. Según el geógrafo Carlos Revoratti, profesor de la UBA, los medios académicos discuten si la especie humana tiene una percepción territorial innata.

Una percepción que la lleva –como otras especies animales- a defender la porción del espacio como propia y que está dispuesta a controlar. Cabría preguntarse, en tanto, cómo juega aquí el instinto adquisitivo propio de los humanos.

La historia de la humanidad revela la relativa volatilidad de la posesión territorial. Los espacios geográficos han pasado de mano en mano según se han sucedido distintos dueños.

Los imperios siempre siguieron su instinto conquistador, a costa de poseedores más débiles. Roma, por caso, controló gran parte del mundo antiguo. Y esto gracias al empleo de la guerra y de la fuerza.

A decir verdad, en este caso no había un derecho preexistente e inmutable que justificara la posesión de nuevas tierras. A lo sumo, dicho derecho fue una formulación posterior, a modo de racionalización. Conclusión: la dominación precede y hace posible los títulos soberanos.

Los indígenas americanos, por su lado, se vieron despojados de sus tierras por los conquistadores españoles. Dueños originarios del espacio, dejaron de serlo por la fuerza. Fue un ejercicio imperial.

Finalmente España debió abandonar el continente. Por las revoluciones criollas, perdió el control del territorio. Y hoy ya nadie se imagina al rey de España reclamando derechos por las ex posesiones americanas.

La controversia por las islas Malvinas, podría leerse en sentido diacrónico. ¿Acaso no fueron aborígenes sus antiguos dueños? Fue propiedad después de los españoles mientras ellos tuvieron el virreinato. Tras la revolución de Mayo, pasaron a los argentinos. Hasta que los ingleses, también por la fuerza, se apoderaron de ellas.

Hace poco, Javier del Rey Morató, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, al hablar de la estrecha relación entre argentinos y uruguayos, postuló que el Río de la Plata es en realidad una unidad espiritual y cultural. Algo que se malogra, según su opinión, sólo por la política o la “tara cognitiva del nacionalismo”,

Curioso narcisismo político es el que se practica en esta zona, especuló, ya que todavía perpetúa la política imperial de Inglaterra, que impuso la “independencia” de la antigua provincia, llamada entonces Cisplatina.

“Borges –anotó Morató– confesaba que, si tuviera que exiliarse, haría trampa: se iría al Uruguay. Allí consumaría un simulacro de exilio sin salir de su país”.

La defensa del territorio a capa y espada es un postulado de los nacionalismos. La existencia de un Estado queda garantizada cuando dispone del suficiente espacio, postula esta ideología. Este principio fue uno de los detonantes de las dos guerras que ensangrentaron a Europa en el siglo XX.

En su obra ‘Mein Kampf’, Adolf Hitler declaró: “Los alemanes tienen el derecho moral de adquirir territorios ajenos gracias a los cuales se espera atender el crecimiento poblacional”.

Revoratti recusa al nacionalismo por mentar una “territorialidad inventada, creada por un aparato educacional y cultural que nos lleva a creer en el valor mágico de la frontera”.

En su opinión, es mucho más legítima hoy la lucha por la posesión de la tierra de los vecinos (como en Humahuaca), la que llevan adelante los pueblos originarios, y el cuidado del medio ambiente.

© El Día de Gualeguaychú

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 23/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

La clase media vuelve a protagonizar la escena

La lectura del oficialismo de que los caceroleros reflejan a sectores medios insolidarios, reinstala el análisis de clase en la política argentina. Y subsiste el interrogante, ¿qué es ser de clase media?

El enfoque clasista de la realidad es herencia del marxismo. “La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases”, se lee en el Manifiesto del Partido Comunista, publicado en 1848.

Es el ser social el que determina la conciencia, no la conciencia la que determina el ser social, decía Carlos Marx. Cada ideología, por tanto, representa intereses de las clases sociales en lucha.

Los voceros del oficialismo invalidaron la manifestación callejera de semanas atrás por la composición social de sus integrantes. Las consignas que voceaban los caceroleros, así, encubrían ideológicamente el interés prosaico de clase: la imposibilidad de comprar dólares.

Es la versión simétrica –corrige la escritora Beatriz Sarlo- a la de quienes afirman que los asistentes a manifestaciones kirchneristas van “por el plan y por el choripán”.

¿En Argentina se vive un drama de clase? ¿La clase media es endogámica, en el sentido de que sólo le interesa su bienestar material, aun a costa de las clases populares?

La estigmatización de la clase media parece ir a contrapelo del imaginario colectivo de los argentinos. Y esto porque la mayoría de la población asegura sentirse parte de ella.

Según Marcos Aguinis, la clase media argentina, vinculada históricamente a la inmigración europea, estuvo dominada por ambiciones legítimas de prosperidad y progreso, aunque no aspiraba a fortunas enormes.

Con el tiempo la mayoría de la población se identificó con este estrato social, sobre todo como aspiración. De hecho, 9 de cada 10 argentinos se considera dentro de esta franja social, según datos de Guillermo Oliveto, de la Consultora W.

“Hay mucha memoria: porque lo sos, porque lo eras, o porque tus padres o tus abuelos lo eran”, explicó. Ahora bien, ¿qué es ser hoy un “clase media”? Hay un parámetro ineludible que permite categorizar a los argentinos y es el nivel de ingresos.

Según la consultora W, la ‘clase media típica’ o C3  es hoy el sector conformado por el 30% de la población. Integran esta parte de la pirámide social los grupos familiares cuyos ingresos se ubican entre $4.100 y $7.900.

Al observar y analizar con atención las características de la clase media típica surgen otros datos de interés. Por ejemplo, reúne el 23% de los ingresos totales de Argentina.

¿Cómo es el dibujo de las otras clases? De acuerdo con la consultora W, existe la ‘clase media alta’ o C2, que ocupa el segundo puesto en la pirámide social y representa un 17% de la población. Su ingreso familiar va desde $7.900 hasta $22.200, al tiempo que captura el 27% de los ingresos.

La ‘clase media baja’ o D1, en tanto, es el segmento más bajo de la clase media, pero ocupa la porción más grande de la pirámide social, ya que está conformado por el 32% de los argentinos. Ganan entre $1.900 y $4.100 y se quedan con el 11,5% de los ingresos.

Luego están los extremos de la pirámide social. En la cima se sitúa la ‘clase alta’ o ABC1: es un sector que representa el 7% de la población, pero captura el 36% de los ingresos totales. Del otro lado, está la ‘clase baja’, que es el 15% de la población, y se queda con el 2,5% de los ingresos.

La observación atenta de este mapa de los ingresos, permite inferir la existencia de una brecha importante entre los que más tienen y los que menos tienen. Y esto porque un cuarto de la población maneja dos tercios de los ingresos.

Pese a esta desproporción social, y al hecho de que la clase media típica representa sólo un 30% de la población, los argentinos se definen a sí mismos, en su mayoría, como pertenecientes a este estrato.

Según los analistas, esto es así porque este sector, con su estándar de vida y sus valores, existe sobre todo como deseo.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 22/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

Las tías de hoy no son como las de antes

El estereotipo de “solteronas” poco glamorosas es parte del pasado. Ahora hay que hablar de las PANKs (Professional Aunt, No Kids), es decir de las tías con tiempo, dinero y sin hijos, que sobreprotejen a sus sobrinos.

La era de las supertías está entre nosotros. Son mujeres que en su mayoría han privilegiado su carrera profesional a la maternidad. Aunque ello ha significado  establecer una relación más estrecha con sus sobrinos.

Es la manera que tienen estas “hadas madrinas” de sublimar la falta de hijos. Investigadores de mercado y publicistas ya han detectado esta nueva variante del género femenino.

En términos generales, se trata de mujeres de clase media alta y clase alta, que disponen de recursos económicos asociados a su profesión. Y que suelen ser archigenerosas con sus “hijos sustitutos”.

De ahí que las panks constituyen un nuevo target al que van dirigidas las promociones y ofertas que alientan el consumo de productos para niños: ropas, juguetes, parques de diversiones, restaurantes y hasta vacaciones.

Con una óptica alejada del mercado, Daniela Chueke, de la Revista Holala.com, asegura que estas mujeres no son madres por elección, o porque perciben que no es el momento. Y de hecho suelen estar muy contentas con sus logros en distintos aspectos de la vida.

“No tienen hijos propios, pero sí tienen sobrinos o hijos de amigos muy queridos en sus vidas. A ellas el hecho de ser tías no les ‘pesa’ en absoluto. Todo lo contrario, ellas sienten que el lazo que las une con sus sobrinos, ahijados o con los hijos de sus amigas íntimas, es un maravilloso regalo de la vida”, escribió.

Las tías modernas favorecen el desarrollo de los niños, aunque los psicólogos ya advierten que los límites y las figuras de apego deben seguir siendo los progenitores. Como sea, es una ayuda transversal para la familia.

Por otro lado se cree que estas supertías, a la vez que concretan sus proyectos profesionales, internalizan el lado maternal sumando experiencia, lo que puede llevarlas incluso a ser madres más preparadas en el futuro.

Las nuevas tías, al tener más tiempo para compartir y al lograr un mayor nivel de acercamiento con sus sobrinos, suelen ser confidentes de ellos. Así, pueden guiar o entregar una opinión ante temas espinosos para los padres como la primera relación sexual, las amistades, las drogas, el alcohol o el pertenecer a alguna tribu urbana.

La tendencia a no procrear sigue siendo muy común entre las mujeres con altos niveles de educación y que llevan adelante una carrera profesional exitosa. Lo cual explica la aparición de las panks.

Por otro lado, hay una tendencia creciente entre mujeres jóvenes profesionales a desplazar el momento de la maternidad hasta bien entrados los 30 o los 40 años. Esto se observa en el Censo de Fertilidad realizado en Estados Unidos en 2010.

En dicho estudio se constató que más de un 25% de las mujeres de entre 30 y 35 años no tiene hijos, algo que también se ve en el 20% de las mujeres entre 40 y 44 años.

La mujer pank del siglo XXI se caracteriza porque su profesión le absorbe mucho tiempo, pero siempre puede destinar algunas horas para disfrutar con la familia y gastar su dinero y sus cariños con los sobrinos.

Pueden tener una misión trascendendental: la de ser un sostén económico y afectivo para las familias, para muchos padres que tienen a cargo la crianza, y para el crecimiento de tantos niños.

Sobrinos y sobrinas son los principales beneficiarios de tantos cuidados adicionales proporcionados por estas supertías, las cuales dan una impronta nueva a una generación de mujeres.

 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 22/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

El interés por educarse y la importancia del saber

La “XXXII Feria Departamental de Ciencias, Tecnología y Sociedad”, que se desarrolla estos días en la ciudad, hace pensar en la relevancia de que los jóvenes se impliquen en el cultivo intelectual.

Las actividades científicas y tecnológicas, en estos ámbitos en los que los niños y adolescentes ponen a prueba su ingenio y capacidad, son loables iniciativas en varios sentidos.

Estas ferias fomentan el amor por la ciencia en todas sus expresiones. Son un ámbito propicio para potenciar la curiosidad científica de los más jóvenes. En términos pedagógicos, al dejarlos que investiguen por su cuenta, se logra una mayor implicancia en el aprendizaje escolar.

Mediante esta modalidad, la escuela cumple con uno de sus objetivos básicos: cultivar y aprovechar el ansia de conocimiento que tienen los adolescentes.

Los organizadores del evento, al justificar el valor pedagógico de esta competencia, citan una frase de Emilio Muñoz, que dice: “En la investigación, es incluso más importante el proceso que el logro mismo”.

Es decir, importa menos el producto final que todo lo que hubo que trabajar, aprender y entrenarse antes para que dé a luz. El proceso previo de detectar el problema, buscar las soluciones y trabajar en equipo, es lo que hace la diferencia.

El acto mismo de ser inquietado por algo y que mueve a la inteligencia a dilucidarlo, sea porque se quiere hallar la verdad de un asunto o porque se quiera resolver un problema práctico de la vida, es de valor trascendente.

A propósito, no hace mucho el académico Guillermo Jaim Etcheverry hacía suya la inquietud del escritor español Rafael Argullol acerca del desinterés intelectual que se advierte en los estudiantes.

Argullol se mostraba alarmado por la pobreza mental de los jóvenes quienes, decía, “adiestrados en la impunidad ante la ignorancia, no creen en el peso favorable que el conocimiento puede aportar a sus futuras existencias”.

Concluía que esta situación no es más que el reflejo de un fenómeno generalizado: la indiferencia por el saber que muestra la sociedad que esos jóvenes integran.

Los jóvenes han sido contagiados por el clima antiilustrado que caracteriza nuestra época, un fenómeno por otro lado paradójico, porque esa misma sociedad se autodefine como “sociedad del conocimiento”.

La otra paradoja, señala Etcheverry, es que los jóvenes no alcanzan a advertir que la tecnología, “a cuyo consumo desenfrenado se los impulsa”, tiene su origen, precisamente, en los fundamentos teóricos desarrollados por generaciones anteriores.

Como ocurre en casi todas las cosas de la vida, es crucial la variable individual. Ningún entorno, por más favorable que sea, sustituye la responsabilidad personal, en este caso ante el saber.

Esto lo vio el presidente Barack Obama, quien en un célebre discurso a los estudiantes, señaló: “Pero en última instancia, aunque contemos con los maestros más dedicados, con las mejores escuelas del mundo, nada de eso importará a menos que todos ustedes cumplan con sus responsabilidades, a menos que asistan a esas escuelas, a menos que presten atención a esos maestros, a menos que escuchen a sus padres, a sus abuelos, a los demás adultos y, sobre todo, a menos que estén dispuestos a realizar el duro trabajo que se requiere para alcanzar el éxito. Cada uno de ustedes es el responsable último de su propia educación”.

Esa responsabilidad personal, lo que hagan los jóvenes con su educación, decidirá paralelamente el destino de la sociedad en la que viven. Por eso Belgrano, entre nosotros, decía: “Sin educación nunca seremos más de lo que somos”. 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 15/09/2012 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , ,