RSS

Los políticos y la teoría del repollo

09 Ago

El fracaso colectivo de la Argentina, una auténtica excepcionalidad a nivel mundial, no halla explicación analítica. ¿Dónde está el problema: en su dirigencia o en la propia sociedad?
Hay una venerable tradición de pensamiento que hace foco en las élites. Según la cual los países que han logrado prosperidad han tenido invariablemente una conducción lúcida, honesta y audaz.
La causa eficiente del éxito en el orden social, por tanto, reside en la cabeza. Esta tradición está avalada por la filosofía del buen sentido según la cual la autoridad es insustituible.
La metáfora organicista es esencial a esta interpretación: si la sociedad es como el cuerpo humano, la función de dirección tiene que estar en el cerebro, en la cabeza, es decir en la élite.
Sin embargo, esta concepción resulta insuficiente para explicar el fracaso de la Argentina, a esta altura un enigma insoluble. Suponiendo, efectivamente, que el problema esté en el sub-gobierno, las dudas sin embargo persisten.
Si eso fuese así, entonces, se podría especular: ¿cambiarían las cosas si se injertaran en la conducción de la Argentina políticos y dirigentes sociales exitosos de otros lados?
Por ejemplo: ¿qué pasaría si en lugar de los políticos autóctonos trasplantáramos la celebridad dirigencial de algún país europeo desarrollado? Esta hipótesis, de hecho, se insinuó con la crisis de 2001-2002.
Algunos aconsejaron en esa ocasión, desde el exterior, que la ONU o algún organismo de ese tipo se hicieran cargo del gobierno. Se habló de instaurar una especie de protectorado internacional para evitar la canibalización social.
¿Se imagina, lector, a políticos y expertos alemanes conduciendo la Argentina? ¿Se imagina a lo más granado de la aristocracia inglesa gobernando la provincia de Buenos Aires?
El solo pensar esta posibilidad absuelve de considerar esa experiencia como exitosa. Más allá de que podría inspirar el libreto de una película cómica.
La otra interpretación de la decadencia argentina tiene raíces antropológicas. Su particularidad es que invierte los términos del problema. Parte de la tesis de que es casi imposible que los representantes de un pueblo sean muy diferentes de lo que el pueblo es.
Platón, el gran filósofo griego, ya lo decía en su obra La República: “La moral del individuo debe ser idéntica a la del Estado, parte de la cual es aquel”.
El ex ministro de economía Martín Lousteau, después de salir eyectado de la función, ha creído saludable contar a la prensa su breve experiencia en el poder.
En una reciente entrevista Lousteau ha suscrito la visión platónica al declarar: “No es que la sociedad argentina es una sociedad virtuosa cooptada por extraterrestres corruptos o ineficientes. La dirigencia es un reflejo de lo que somos como sociedad”.
En términos más populares, y siguiendo a Lousteau, los dirigentes argentinos no nacen de un repollo. Salen de esta sociedad. Por tanto, ellos reproducen en el gobierno o en los lugares de conducción los vicios que le aquejan.
El problema es que nos cuesta aceptar la teoría del repollo. Porque eso sería reconocer la propia responsabilidad en el fracaso. Si entendiéramos que cuanto nos pasa lo merecemos colectivamente, quizá aprenderíamos de los errores.
Pero no. En realidad somos rápidos en echarles la culpa a los demás. Sobre todo a la clase dirigente (cuando no a la Sociedad Rural o al agujero de ozono).
Es más fácil pensar que somos inocentes y víctimas de un grupo de malvados, que aceptar que somos forjadores de nuestro destino. La argentina es una sociedad que construye creencias que la llevan a depositar en el afuera las causales de su carencia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 09/08/2009 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: