RSS

La inquietante expansión de las pandillas en el siglo XXI

En la última década, las pandillas han adquirido carácter global. Fenómeno eminentemente urbano, estos grupos vinculados a la marginalidad y al crimen se multiplican como hongos, en un contexto de descomposición social.

“El Salvador se militariza para luchar contra las pandillas”, titula un portal internacional de noticias, donde se informa que el gobierno de ese país  desplegará en cinco años a 40.000 soldados en las calles para tomar el control de áreas donde el Estado ha perdido presencia ante la pujanza de las “maras”.

Este tipo de noticias se repiten desde hace años en Centroamérica, región donde las maras, sinónimo de pandilla delictiva, se han convertido en el problema principal de seguridad pública.

En las grandes ciudades de Estados Unidos son frecuentes los reportes relacionados con actividades de pandillas, especialmente homicidios y venta de drogas, desde hace mucho tiempo.

El cine norteamericano ha convertido las películas de pandillas en todo un género cinematográfico, y gracias a ello este submundo vinculado a la violencia callejera y a la anomia social ya es un estereotipo global.

Los expertos en asuntos de seguridad afirman que la guerra del siglo XXI en las ciudades será protagonizada por estos grupos que suelen asociarse a una suerte de bandolerismo urbano.

Naciones Unidas (ONU) estima que la mayoría del dinero que consiguen las pandillas proviene del comercio ilegal de drogas o de armas, al igual que de la trata de personas.

La literatura especializada ha comenzado a hablar de la globalización de este fenómeno, entendiéndose por dicha globalización la aparición en distintos puntos del planeta de pandillas similares a las que existen en Norte y Centro América.

El término “pandilla” se utiliza para denotar una amplia gama de formas sociales, desde grupos de jóvenes que se reúnen en la calle, hasta asociaciones de crimen organizado. Lejos de los estereotipos mediáticos, la academia y las oficinas internacionales han tratado de entender este complejo fenómeno social.

Cabe consignar que el tema de las pandillas juveniles fue un tópico de la sociología norteamericana. En 1927 Frederic Thrasher, uno de los padres de la Escuela Sociológica de Chicago, publicaba su libro titulado “The Gang” (La Banda), el primer estudio documentado sobre la génesis y la historia de estos grupos urbanos, que constituyen una subcultura.

Un reporte reciente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) asume en su definición una mirada comprensiva de estas bandas, que básicamente emergen por fracasos de la sociedad.

“Las pandillas representan el esfuerzo espontáneo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes por crear, donde no lo hay, un espacio en la sociedad (fundamentalmente urbano) que sea adecuado a sus necesidades y en el cual puedan ejercer los derechos que la familia, el Estado y la comunidad les han vulnerado”, se indica.

El reporte agrega que en un contexto de exclusión social, “las pandillas buscan satisfacer sus derechos a la supervivencia, protección y participación, organizándose sin supervisión y desarrollando sus propias normas y criterios de membresía, afianzando una territorialidad y una simbología que otorgue sentido a la pertenencia grupal”.

Paradojalmente –se apunta-, “esta búsqueda de ejercer ciudadanía es, en muchos casos, violatoria de los derechos propios y ajenos, generando violencia y crimen en un círculo que retroalimenta y perpetúa la exclusión de la que provienen”.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Los abuelos y el valor de los lazos generacionales

Hoy (26 de julio) en muchos países se celebra el Día de los Abuelos, ya que en el calendario católico el 26 de julio se conmemora el onomástico de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús.

La historia de Joaquín y Ana apareció por primera vez en el evangelio apócrifo de Santiago. De acuerdo con la tradición, Ana nació en Belén, región de Judea, y se casó con Joaquín, que era de Nazaret, región de Galilea. Ambos eran descendientes del rey David.

El Papa Benedicto XVI un día como hoy en 2009, resaltó -a través de las figuras de San Joaquín y Santa Ana-, la importancia del rol educativo de los abuelos, que en la familia “son depositarios y con frecuencia testimonio de los valores fundamentales de la vida”.

Joaquín y Ana son en la tradición católica patronos de los abuelos, figuras entrañables en muchas culturas, pero que han ido perdiendo peso en la sociedad posmoderna, donde se observa un eclipse de la condición del adulto mayor o anciano.

Se sabe que ser anciano no es lo mismo según el país en el que se vive. En Japón, por ejemplo, la vejez sigue siendo un símbolo de estatus. En contraste, en algunos países occidentales, el envejecimiento por lo general se considera indeseable.

En este último caso la ancianidad enfrenta una lógica cultural del “descarte”, que instala la idea de que los miembros de la tercera edad son “improductivos”, lo que conduce a actitudes de abandono.

Pero de lo que se trata es de descubrir y afirmar la insustituible contribución que el adulto mayor puede hacer a las próximas generaciones. Eso piensa, por ejemplo, María Dolores Dimier de Vicente, doctora de Humanidades y directora de la carrera de Orientación Familiar de la Universidad Austral.

Según la especialista, aunque es un hecho que las actuales familias distan del modelo predominante de la primera mitad del siglo XX, que eran más inclusivas con los abuelos, éstos últimos sin embargo siguen siendo pieza clave para mantener los vínculos de las distintas generaciones.

“El adulto mayor atesora un enorme potencial fecundo de valores incalculables para la vida de los demás, que puede transmitir en cada palabra impregnada de calor humano y de esperanza cuando siente que, lo vivido, ‘ha valido la pena’. Valores que permiten humanizar la sociedad distinguiendo la gratuidad frente a la competencia; el sosiego frente al apuro cotidiano”, reflexiona Dimier de Vicente.

A todo esto, el psiquiatra Enrique Orschanski, especialista en las nuevas infancias, resalta el hecho de que muchos abuelos son padres dos veces, en el sentido de que asumen la crianza de sus nietos.

Gracias a ellos, muchos niños reciben la contención afectiva necesaria para sus vidas al tiempo que son los abuelos los puntales de la tradición familiar.  “Cuando pregunto a cualquier persona: ¿qué recuerdo tenés de tus abuelos?, a la mayoría se le llenan los ojos de lágrimas. Con un abuelo es una fiesta. Y es una fiesta para los dos. Porque mientras los abuelos ganan vida, los chicos ganan identidad y pertenencia”, explicó Orschanski a este medio, durante una visita que hizo a Gualeguaychú.

Son los abuelos, a través de su rol transmisor de tradiciones, los puntales de la identidad familiar. Al enfatizar este rol, el especialista reflexionó: “Necesitamos a alguien que cuente la historia familiar, porque los padres ya no hablan de eso”.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

El trueque, mecanismo de supervivencia económica

En el país donde una familia tipo necesita $66.488 para no caer en la pobreza y donde el precio de los alimentos tuvo la suba más alta en los últimos 5 años, ha retornado con fuerza el trueque.

Vecinos de diversas ciudades del interior y del conurbano bonaerense echan mano ahora a un sistema muy difundido durante la crisis del 2001, que permitió a los sectores de menores recursos abastecerse de productos de primera necesidad.

Las razones del fenómeno son bastante obvias: la crítica situación económica y el efecto letal que tiene la imparable inflación en los sectores de menores recursos.

Esta semana el Indec informó que un grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos necesitó en junio contar con ingresos por $66.488,33 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

Y el costo de la Canasta Básica Total (CBT) refleja la inflación de junio, que tuvo un aumento del 3,2% mensual. De los datos oficiales, en tanto, se desprende que el rubro que más creció fue alimentos, que tiene una altísima incidencia en el presupuesto de los estratos sociales medios y bajos.

El dato inquietante es que a pesar de la estabilidad del dólar oficial y los programas de regulación de precios, en el primer semestre de 2021 el valor de los alimentos acumuló una suba mayor a la inflación general, situándose en la más alta de los últimos 5 años.

La carne se ha convertido en un bien de lujo, acumulando subas promedio de 8% en los últimos dos meses y contabilizando un incremento global de 47% en el semestre.

Son estas cifras las que le dan marco a la expansión del trueque sobre todo en el conurbano bonaerense, donde más de 2 millones de personas son pobres.

En la Argentina, el trueque quedó asociado a las peores crisis económicas. Si bien funcionaba desde los ‘90, durante la crisis del 2001 se sumaron miles de personas que pasaron a necesitar de ese espacio para subsistir.

La novedad de época de este mecanismo es que hoy muchos pactan intercambios de bienes y servicios básicos en páginas de Internet, por ejemplo Facebook, o por WhatsApp.

En el pasado fueron populares los “clubes de trueque”. Entonces, la gente acudía de manera masiva a baldíos, galpones y sociedades de fomento con objetos o servicios para intercambiar. 

Hoy las redes sociales reemplazaron al baldío o al tinglado, de suerte que ahora se está en presencia de un trueque reconvertido, virtual y más potente. Para comer o para acceder a medicamentos, allí se ofrece hasta lo que se usa a diario: las cosas de la casa, los muebles, la ropa.

Según los testimonios periodísticos, por comida una madre ofrece ropa de bebé, un adolescente propone un alisado de cabello y el carpintero y el plomero ofrecen su fuerza de trabajo.

En algunos casos, los acuerdos de intercambio se hacen vía web y las entregas en plazas que se convierten en ferias los días sábados. No es trueque solamente, sino que también se realizan ventas de los más variados productos a precios que oscilan entre 100 y 500 pesos.

“El trueque puede ser visualizado como una faceta desgarradora de la realidad; prefiero verlo como una nueva manifestación de la lucha por la vida, que los seres humanos encaramos todos los días porque sabemos que con los discursos, no pagamos los alimentos la luz y el gas”, refiere el economista y académico Juan Pablo de Pablo.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Los Juegos Olímpicos, en medio de una pandemia

Una nueva edición de los Juegos Olímpicos arrancó ayer (23 de julio) en Tokio (Japón) mientras la pandemia sigue azotando al mundo. Se trata de un evento extraño que no contará con público presente.

La cita deportiva se produce un año después de lo previsto, un aplazamiento inédito en una historia de 125 años que solo contempla las cancelaciones de 1916, 1940 y 1944 por las guerras mundiales que sacudieron el siglo pasado.

Tras muchas dudas durante este último tiempo, en virtud de la alerta sanitaria por la irrupción de nuevas cepas del coronavirus, finalmente el Comité Olímpico Internacional (COI) ha resuelto que sea entre el 23 de julio y el 8 agosto cuando las principales estrellas deportivas del planeta compitan por las preciadas medallas olímpicas.

Lo cierto es que se ha puesto en marcha en este contexto complejo de la pandemia un evento que congrega a 11.274 atletas, 5.392 mujeres y 5.882 hombres, en representación de más de 200 países.

Razones económicas primaron en la decisión, ya que cancelar los Juegos más caros de la historia, con 13.430 millones de euros de presupuesto, hubiera costado 11.500 millones, según los reportes periodísticos.

Los organizadores del cónclave se han esmerado en dotar de un estricto y exhaustivo protocolo sanitario para proteger a los deportistas y a la familia olímpica.

Serán juegos raros ya que no existirá el colorido y el ánimo del público en las gradas, aunque se descuenta que la competición será seguida con entusiasmo por millones de televidentes en todo el mundo.

La fascinación por estas competencias atléticas se remonta al mundo helénico, a una celebración que se inicia en el año 776 a.C. en Olimpia, en la península mediterránea de Peloponeso, en honor al dios Zeus.

Hoy se habla del “olimpismo” como un espíritu, como una expresión de un complejo de ideas y de valores. Aquí la palabra espíritu da cuenta de cierta ideología que subyace a una práctica, la búsqueda ulterior de determinado propósito, o una mentalidad que se abre paso como una fuerza mancomunada.

Las marcas de esta ideología ya aparecen en la ceremonia de juramento olímpico. Allí los participantes, atletas y organizadores del evento, se comprometen a respetar determinados valores y reglas.

En 1990, el Comité Olímpico Internacional (COI) aprobó una importante reforma de la Carta Olímpica, donde se expresan los principios fundamentales del movimiento.

Allí se sostiene que el olimpismo es una “filosofía de vida” que pone el deporte al servicio de la humanidad, cuya esencia es exaltar y combinar un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y la mente.

“Asociando deporte con cultura y educación, el Olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos fundamentales universales”, refiere la Carta.

En dicho documento base se expresa que el objetivo del olimpismo “es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana”.

También se pretende, añade, “contribuir a la construcción de un mundo pacífico y mejor educando a la juventud a través del deporte practicado sin discriminación de ningún tipo y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua con espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio”.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Los primeros viajes al espacio para hacer turismo

El multimillonario fundador de Amazon, Jeff Bezos, voló este martes al espacio en un exitoso vuelo tripulado a bordo de su nave “New Shepard”. El viaje se inscribe dentro del llamado “turismo espacial”, experimentado por un selecto grupo.

Bezos estuvo acompañado por su hermano Mark, la pionera de la carrera espacial Wally Funk (82 años) y el estudiante Oliver Daemen (18 años). El grupo viajó a bordo de una cápsula con amplias ventanas, lo que les brindó espectaculares vistas de la Tierra.

La “New Shepard”, construida por la empresa de Bezos “Blue Origin”, está diseñada para servir al naciente mercado del turismo espacial, que dado su altísimo costo está reservado sólo a millonarios.

“¡Dios mío! Mis expectativas eran altas y fueron superadas drásticamente”, dijo Bezos al volver a la Tierra. “La 0gs (fuerza gravitacional cero) fue una de las grandes sorpresas porque se sentía tan… normal. Era casi como si los humanos hubiéramos evolucionado para estar en ese ambiente, lo cual sé que es imposible. Se sentía tan sereno, en paz”, expresó.

El fundador de Amazon también dijo estar asombrado por la “fragilidad” de la Tierra vista desde el espacio.

El primer turista espacial del mundo fue el millonario estadounidense Dennis Tito quien el 30 de abril de 2001 llegó a la Estación Espacial Internacional (EEI) a través de un cohete ruso Soyuz.

En los 20 años transcurridos desde que Tito pasó sus vacaciones en el espacio, solo un puñado de otros turistas extremadamente ricos han seguido sus pasos, pero empresas como Blue Origin apuestan por que el próximo gran destino de vacaciones esté fuera de este mundo, y trabajan para hacerlo realidad en un futuro no muy lejano.

Según un reportaje de CNN, la NASA se opuso durante mucho tiempo a la idea de enviar civiles al espacio, pero en 1991, poco antes del colapso de la URSS,  DennisTito empezó a hablar con la Unión Soviética para unirse a una misión espacial como ciudadano que pagara un pasaje.

Retomó estas conversaciones a finales de esa década y la situación de destrabó, de suerte que el 28 de abril de 2001, la nave espacial Soyuz, de Rusia, despegó del cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, con Tito a bordo junto a dos cosmonautas rusos.

No todo el turismo espacial es igual, según los expertos. Por un lado existe un viaje al espacio orbital, que implica despegues de alta velocidad que rompen la gravedad y tiempos de permanencia más largos.

Por otro lado existe la opción de un viaje al espacio suborbital, en el que los viajeros se exponen brevemente a la ingravidez y a las vistas del espacio durante un vuelo al borde de la atmósfera, a 96 kilómetros sobre la Tierra.

El precio del turismo espacial ha suscitado críticas de quienes afirman que ese dinero podría emplearse mejor en resolver problemas en la Tierra.

Durante una entrevista se le preguntó a Bezos: “Hay un coro de críticos que dicen que estos vuelos al espacio son, ya sabes, solo paseos para los ricos, y que tú deberías estar gastando tu tiempo y tu dinero y energía, tratando de resolver problemas aquí en la Tierra. Entonces, ¿qué les dice a esos críticos?”.

A lo que el magnate respondió: “Bueno, yo digo que en gran medida tienen razón. Tenemos que hacer ambas cosas. Ya sabes, tenemos muchos problemas aquí y ahora en la Tierra y tenemos que trabajar en ellos, y siempre tenemos que mirar hacia el futuro. Siempre lo hemos hecho como especie, como civilización. Tenemos que hacer ambas cosas”.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Con 1.000 pesos cada vez se puede comprar menos

Con altas tasas de inflación sostenidas en el tiempo, el billete argentino de más alta denominación -el papel de $1.000- pierde poder adquisitivo y esto se echa de ver cuando se va al supermercado.

El billete de $1.000 comenzó a circular en diciembre de 2017 y por entonces equivalía a US$56, por lo que tenía casi 10 veces el poder de compra actual. Su depreciación ha sido acelerada en este tiempo.

Con ese billete, por caso, no se puede comprar hoy un kilo de queso Pategrás, que está en $1.142,73 o un kilo de queso Sardo $1.225,32, según consigna un interesante artículo firmado por Ximena Casas, en Infobae.

Es insuficiente también para acceder a un kilo de carne de algunos cortes como colita de cuadril de novillito a $1.205; vacío a $1.105 o milanesa de peceto a $1.289. Tampoco alcanza para adquirir  una botella de aceite de oliva de un litro, de calidad premium, que cuesta $1.321,40.

Los $1.000 se derriten mes a mes por efecto de la inflación. En los últimos 12 meses la suba de precios acumulada alcanzó el 50,2% y en la primera mitad de este año el IPC fue de 25,3%; de este modo, quedó desactualizada la proyección de inflación del gobierno de 29% para todo el 2021.

“La fuerte y continua presión inflacionaria genera que la denominación de los billetes quede rápidamente fuera de rango. El lanzamiento de billetes de mayor denominación es una muestra de aceptación de la alta inflación y de la imposibilidad de encontrarle soluciones concretas. En definitiva, es una muestra de debilidad”, explicó  el economista Pablo Besmedrisnik, director de la consultora Invenómica.

Las estimaciones privadas hablan de una suba de precios anual para 2021 que superará el 50%. Con este índice, la Argentina se ubica como el país con la segunda inflación más alta de América Latina, luego de la hiperinflación que sufre Venezuela.

Besmedrisnik da como ejemplo el valor de la hamburguesa Big Mac, de la cadena McDonald’s para hablar del desfase que existe en el país entre el valor del billete de mayor denominación y su poder real de compra. 

Con un billete de $1.000 en la Argentina se pueden comprar 2,5 Big Mac. Y en los Estados Unidos, por caso, con un billete de US$100 se pueden adquirir 18 hamburguesas de iguales características. “Es decir, en términos de Big Mac, el poder de compra del billete de mayor denominación en los Estados Unidos es alrededor de siete veces mayor al de la Argentina”, destacó.

Mientras en el país, para acceder a un auto de gama media, se necesitan más de 2.000 billetes de $1.000, en los Estados Unidos alcanza con la décima parte, tan solo 200 billetes de US$100.

Según la consultora Focus Market, con $1.000 en 2010 se podían comprar 323 paquetes de yerba de 500 gramos, mientras que ahora apenas alcanza para 16 unidades.

En el caso de una botella de agua de dos litros, se pasó de 350 unidades a 34. Y para el aceite girasol de un 1,5 litro, de 129 botellas a apenas 10.

La depreciación monetaria en la Argentina se refleja en la desaparición de las monedas de cobre, que se utilizan para “dar el cambio”. Y esto ocurre porque el valor del cobre es muy superior al valor nominal del circulante. Y entonces es negocio vender esas unidades como metal al chatarrero.

“Se ha llegado a un punto en que la pérdida de valor de la moneda argentina es tan alto que las de $25 y $50 centavos valen 3 veces más por su peso y valor en cobre que por su nominalidad”, indica Damián Di Pace de la Consultora Focus Market. 

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Ajedrez: juego antiguo de táctica y estrategia

El 20 de julio se celebra el Día Mundial del Ajedrez, un tradicional juego de mesa que requiere de una gran destreza y agilidad mental, considerado actualmente como una disciplina deportiva.

Esta efeméride fue proclamada por la ONU para conmemorar la creación de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) en el año 1924, en la ciudad de París (Francia).

Asimismo, se homenajea la contribución de este magno juego en “la promoción de la educación, el desarrollo sostenible, la paz, la cooperación, la solidaridad, la inclusión social y la salud a nivel local, regional e internacional”.

El ajedrez es un juego entre dos contrincantes en el que cada uno dispone al inicio de 16 piezas móviles que se colocan sobre un tablero, dividido en 64 casillas.

Al inicio de la partida cada jugador tiene un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones. El objetivo final es derrocar la principal pieza del oponente (el Rey).

Se requiere de mucha concentración y agilidad mental para hacer los movimientos magistrales de las piezas. Una de las jugadas magistrales es el jaque mate, que consiste en amenazar a la pieza principal (el Rey) del jugador oponente, de forma tal que no pueda defenderse.

Aquí los dos participantes desarrollan distintas estrategias para ganar, y cada uno intenta prever las acciones de otro, aunque sólo uno será el ganador neto.

Se dice que los grandes estrategas militares eran asiduos jugadores de ajedrez, mediante el cual aprendían el arte de predecir el “movimiento” del adversario.

Es el caso de Napoleón Bonaparte, quien llegó a decir: “El ajedrez es un juego sin par, regio e imperial”. Los biógrafos del general francés aseguran que su forma de jugar en el tablero era la prolongación de su temperamento en la vida real.

Napoleón buscaba la sorpresa con meditadas combinaciones, de la misma forma que en sus batallas utilizaba estrategias que el enemigo jamás esperaba, según los testimonios históricos.

Este deporte, categoría en la que se ubica actualmente, surgió en Europa durante el siglo XV, como evolución del juego persa shatranj, que a su vez surgió a partir del más antiguo chaturanga, que se practicaba en la India en el siglo VI.

El ajedrez, que está extendido en todo el mundo, no sólo es un juego, sino un arte, una ciencia y un deporte mental. En este sentido, tiene un alto valor pedagógico.

Algunos autores lo proponen vivamente en la escuela como herramienta para el desarrollo del pensamiento crítico. Además, ahora se recalca su importancia desde el punto de vista actitudinal.

Entre otras razones, porque en una situación de competitividad entre los jugadores, incorpora en ellos el concepto de que hay que respetar el diseño de un plan.

Y ya que el ajedrez involucra el ejercicio de la reflexión, introduce en los chicos que lo practican el valor de la paciencia, cuyo aprendizaje es crucial en este tiempo dominado por el vértigo que imprimen Internet, los videojuegos y el zapping.

La práctica del ajedrez en la escuela, según los especialistas, ayudaría a adquirir estas habilidades:

– Estimula el pensamiento lógico, la memoria, la imaginación, la tenacidad y la precisión.

– Promueve la voluntad, la concentración, el discernimiento y la autocrítica.

– Enseña a aceptar reglas precisas y que existe un contrincante al que se le debe tener respeto.

– Permite accionar con autonomía, solucionar situaciones problemáticas y lograr la cooperación entre las piezas para hacer una partida armoniosa.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

El humor hace soportable la vida en tiempos difíciles

“El humor es la manifestación más alta de los mecanismos de adaptación del individuo”, expresó Sigmund Freud, al explicar la capacidad que posee el ser humano de sobrellevar situaciones límite.

En uno de sus escritos breves titulado “El humor”, el padre del psicoanálisis pone el ejemplo de un preso que va a ser colgado en la horca un lunes y, ante esta situación el reo dice “¡Bonita manera de empezar la semana!”.

¿Por qué esta escena es graciosa? ¿Cómo opera el humor? En términos psicoanalíticos tiene que ver con un mecanismo de defensa ante la opresión del sufrimiento, manteniendo la salud psíquica del ser humano.

Esta teoría de la descarga se asemeja al concepto de Aristóteles respecto de que el humor actúa como una catarsis liberadora.

“Las pasiones humanas que luchan por liberarse, encontrarían su purificación filtrando la realidad por el humor, representándola, eliminando ciertas tensiones negativas, alcanzando el equilibrio emocional”, refiere el filósofo griego.

Por otro lado el escritor judío Sholem Aleijem (1859-1916) quien, a través del humor, relató situaciones dramáticas haciéndolas soportables, acuñó una frase: “Reírse es saludable, los médicos recetan la risa”.

Estas ideas pueden ser perfectamente llevadas al marco social actual, dominado por una crisis sanitaria y social de proporciones. Por el distanciamiento social obligatorio, seguramente muchas personas añoran reírse en compañía de sus seres queridos, amigos y conocidos.

Sin embargo, el humor se cuela igual en las redes sociales, como un modo que encuentran las personas de acercarse virtualmente y como signo de resistencia al aislamiento.

La catarsis virtual a través del humor es una característica de este tiempo pandémico. Los intercambios en las redes sociales de memes, revistas de historietas, comedias, chistes, videos donde se cuentan situaciones risueñas o cómicas, actúan como mecanismos de defensa ante la adversidad.

Detrás de estos intercambios es factible detectar la función del humor como una especie de bálsamo para aligerar el dolor, para descargar la dramaticidad, en un contexto dominado por el temor y la incertidumbre.

El mundo de la psicología y la psiquiatría, por lo demás, ha descubierto el poder sanador del humor. El psiquiatra Viktor Frankl, que fue prisionero de los nazis en los campos de concentración, contaba cómo en su lucha por la supervivencia, las bromas que diariamente compartía con sus compañeros fueron fundamentales.

“El humor puede proporcionar el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación, aunque sea por unos segundos. Los intentos por desarrollar el sentido del humor y ver las cosas bajo una luz humorística son una especie de truco que aprendimos mientras dominábamos el arte de vivir, pues aún en un campo de concentración es posible dominar el arte de vivir”, escribió.

Según los psicólogos, el humor se considera una estrategia eficaz para afrontar los problemas, un elemento de resiliencia, y una de las fortalezas universales del ser humano.

De hecho, la risa aparece como una medicina recomendada por publicaciones científicas e instituciones internacionales. Su potencial terapéutico es reconocido. 

“La verdad del humor es esta: la situación es desesperada, pero no grave”, apunta por su lado el escritor francés André Comte-Sponville.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La pandemia terminará, aunque dejará cicatrices

Hay cierto consenso entre los expertos respecto de que el coronavirus va a dejar cicatrices profundas en la sociedad, como lo hicieron anteriores pandemias a lo largo de la historia.

“Impresión profunda y duradera que deja en alguien un hecho doloroso”, ése es el sentido moral que da el diccionario para cicatriz, término sacado del mundo médico, que básicamente alude a la señal de una herida, desgarro o escoriación.

Entre nosotros, Guillermo Oliveto, especialista en comportamiento de consumo, afirma que  en la mayoría de los hogares argentinos se están  produciendo “implosiones silenciosas” cuyas consecuencias “dejarán cicatrices queloides”, es decir marcas de guerra.

“Saldremos, pero ese registro estará siempre allí”, apunta Oliveto. Es decir, ya no seremos los mismos después de la pandemia, que dejará heridas individuales y colectivas.

En su opinión, mientras la crisis se está desarrollando, no somos conscientes del daño que provoca a cierto nivel. “Solo más adelante lograremos adquirir verdadera dimensión de su magnitud. Ahora hay que cruzar el túnel, seguir andando, creer, aun en medio de penumbras que no pocos experimentan como tinieblas”, refiere Oliveto.

Desde el punto de vista socioeconómico, algunos ya están evaluando esos daños. Se cree, al respecto, que hay algunos sectores que tardarán más tiempo en “cicatrizar”, como el empleo o la educación, los cuales terminan afectando el desarrollo económico.

Quien ha puesto foco en estas heridas es el médico y sociólogo Nicholas Christakis, director del Human Lab de la Universidad de Yale y autor del libro “La flecha de Apolo: el impacto profundo y duradero del coronavirus en nuestro modo de vida”.

Este científico experto en epidemias especula que la actual peste cederá recién en 2024. “Esta pandemia también acabará, siempre lo hacen”, sostiene, pero al mismo tiempo afirma que la historia enseña que después de episodios como estos las cosas no son como antes.

“Habrá que dar tiempo para que nos recuperemos del ‘shock’ psicológico y económico que supone el virus. Llevará al menos un par de años más recuperarnos de las cicatrices de la pandemia”, anticipa.

Según Christakis todas las pandemias dejan una cicatriz y recién cuando llegue la inmunidad, momento donde desaparecerá su peligro, entonces habrá que atravesar una especie de duelo.

“El duelo no solo hay que pasarlo por la muerte de tantos millones de personas, no solo por la pérdida de familiares y amigos, o por la pérdida de salud que puede dejar secuelas entre quienes sobreviven al virus, también porque una pandemia es la pérdida colectiva de una forma de vida”, explica.

Al respecto, llevará un tiempo largo volver a recuperar las rutinas y los hábitos sociales pre-pandémicos.

“Ni la economía se recuperará de inmediato ni la gente va a llenar los restaurantes de repente. Viviremos una especie de periodo intermedio de cicatrización. Creo que lo que podemos llamar normalidad o pospandemia empezará en 2024”, especula.

Christakis compara las pandemias con un incendio. “Cuando se acaba, no vuelves a ver el edificio como era antes. Toca reconstruirlo. Una pandemia deja cicatrices, pero con el tiempo, olvidamos qué las causó”, refiere.

Al respecto, el especialista recordó que tras la peste bubónica de 1348 que asoló a Europa la gente se replanteó sus creencias y el hecho determinó el declive de la aristocracia y el clero, al tiempo que aceleró el desarrollo de la ciencia y la medicina empírica.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La biología está acelerando la consolidación del homo digitalis

El coronavirus está multiplicando exponencialmente nuestra dependencia de los dispositivos digitales. La pandemia, así, parece estar completando la evolución del “homo sapiens” al “homo digitalis”.

Puede resultar paradójico pero lo cierto es que la biología -concretamente un virus que afecta los cuerpos y que se transmite cara a cara o por la superficie de los objetos- está haciendo que la vida pase cada vez más por los dispositivos.

Es decir, un fenómeno biológico nos está obligando a refugiarnos con rapidez en la virtualidad. Antes de la aparición de la pandemia se hablaba de que la transición digital se completaría en treinta o cuarenta años.

Ahora, ese plazo se ha reducido drásticamente. La dependencia tecnológica que ha provocado el virus en varios aspectos de la vida cotidiana desde la comunicación hasta el trabajo, sugiere que se está consolidando el hábitat del “homo digitalis”.

La idea de que un nuevo hombre ha surgido, luego del homo sapiens, junto con el desarrollo de las sociedades a través de la historia de la humanidad, ha sido un concepto fértil retomado por distintos autores.

Por ejemplo, se propone el surgimiento del “homo faber”, como hombre que es capaz de transformar su entorno con el uso de herramientas; también se reflexiona sobre el “homo aestheticus”, posicionando al arte como elemento central en la evolución del hombre dada su facultad estética (Dissanayake, 1992).

El “homo videns” surge por el dominio de la imagen y de la televisión como medio de comunicación. Se habla, en tanto, del “homo symbolicus”, capaz de realizar metarrepresentaciones  y el “homo religiosus”, que cree en fuerzas sobrenaturales.

El escritor español Román Cendoya publicó en el año 2013 el libro “Revolución. Del Homo sapiens al Homo digitalis”, donde sostiene que en las últimas décadas, de una forma discreta y con una velocidad desconocida en la historia de la humanidad, lo digital se ha incrustado en la sociedad hasta transformar a las personas en tecno-dependientes, cambiando su forma de relacionarse, de trabajar, de disfrutar del ocio e incluso de entender el mundo y sus instituciones.

La tesis de Cendoya es que el homo sapiens, que es analógico genética y culturalmente, está desapareciendo y dándole lugar a una nueva especie llamada homo digitalis, dependiente de un tecnosistema. 

De esta manera las máquinas (computadoras y dispositivos varios) han venido conquistando sutilmente los espacios en las empresas, los comercios, los colegios, los hogares y los individuos.

Se trataría, según Cendoya, de un cambio total, profundo y radical que transforma la base de nuestra sociabilidad, esta vez absolutamente mediatizada por la tecnología. Resulta que la pandemia de coronavirus, un factor biológico inesperado, estaría haciendo más plausible la hipótesis antropológica del español.

Ahora mismo el virus está trastocando la relación con el mundo físico y con el virtual, produciéndose un incremento exponencial de la dependencia humana de la tecnología.

Durante la actual emergencia ha crecido en forma impactante el tráfico en Internet. Los niños, como se sabe, se están acostumbrando a recibir información y conocimiento a través de las computadoras y los celulares.

El empujón inesperado hacia la virtualidad lo está dando la Covid-19, es decir la biología está acelerando la consolidación de un entorno humano mediatizado totalmente por la tecnología.

© El Día de Gualeguaychú

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/07/2021 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , ,